Cuentos Para 4 Años

Cuentos Para 4 Años



¡Bienvenidos al maravilloso mundo de los 73 mejores cuentos para niños de 4 años! Aquí encontrarás una increíble colección de historias infantiles, cortos, para dormir y no dormir, que podrás disfrutar en formato audio, leer cómodamente online y hasta descargar gratis en pdf. En Mundo Primaria nos encanta ofrecerte clásicos cuentos de hadas, en español, con moraleja y llenos de fantasía que hacen volar la imaginación.

Los cuentos para niños de 4 años se convierten en una herramienta educativa fantástica, al mismo tiempo que ofrecen una lectura amena para que los pequeños aprendan y se diviertan. Leer en voz alta estos cuentos ilustrados, además de escuchar audiocuentos, estimula su desarrollo cognitivo y su habilidad para escuchar bien y concentrarse en la información que les llega.

Estos cuentos infantiles, con dibujos y palabras acordes a su edad, cautivan a los jóvenes lectores con sus personajes graciosos y relajantes. A través del texto, los niños podrán sumergirse profundamente en el mundo mágico de la lectura, a la vez que aprender valores y lecciones importantes que podrán aplicar en la escuela y en la vida diaria.

Nuestra selección de cuentos incluye lindos e interesantes relatos educativos, fábulas tradicionales, e incluso cuentos inventados que inspirarán a los niños a crear sus propias historias. Con los cuentos para imprimir, los pequeños podrán llevar sus favoritos al colegio, compartiendo con sus compañeros la alegría de la lectura. En resumen, nuestra lista de 73 historias para niños de 4 años está diseñada para ofrecer una experiencia de lectura única y mágica, que les enseñará a disfrutar de la literatura desde jóvenes y les abrirá las puertas al infinito y maravilloso mundo de los cuentos.

73 Melhores Cuentos para 4 años para niños:

  1. El cuento de Peter Rabbit: Había una vez cuatro pequeños conejos llamados Flopsy, Mopsy, Cola de algodón y Peter. Vivían con su madre en un banco de arena bajo la raíz de un gran pino. Un día, la mamá Conejo les advirtió que no entraran al jardín del Señor McGregor, pero Peter, siendo muy travieso, desobedeció y se metió en problemas. Después de varias aventuras, finalmente logró regresar a casa, pero no sin consecuencias.
  2. Ella, la elefanta y el carro: Érase una vez en una selva lejana, la elefanta Ella se lastimó una pierna al tropezarse con una rama. Sus amigos llamaron al médico, quien intentó diferentes soluciones para que Ella pudiera moverse sin apoyar la pierna herida. Finalmente, el médico encontró la solución perfecta: un carrito que ató bajo la pierna de Ella. La elefanta estaba encantada y pudo explorar la selva nuevamente. Después de un tiempo, su pierna sanó por completo y Ella vivió felizmente para siempre, agradecida por la ayuda del médico.
  3. La historia del Sr. Jeremy Fisher: Érase una vez una rana llamada Sr. Jeremy Fisher que vivía en una casa junto a un estanque. A él le gustaba mojarse los pies y pescar. Un día, mientras pescaba, atrapó a un gobio espinoso y luego fue atacado por una trucha enorme. Afortunadamente, logró escapar y regresó a casa con su impermeable hecho jirones. Aunque perdió su equipo de pesca, se alegró de no haber sido atrapado por un lucio. Luego, recibió a sus amigos, el Sr. Alderman Ptolemy Tortoise y el Sir Isaac Newton, para cenar, aunque en lugar de pescado tuvieron un saltamontes asado.
  4. El Príncipe Rana: Había una vez una princesa que perdió su pelota de oro en un estanque. Una rana se ofreció a recuperarla a cambio de ser su amiga y compañera de juegos. Aunque la princesa hizo la promesa, se olvidó rápidamente de la rana cuando esta le trajo la pelota. Sin embargo, la rana apareció en el castillo y recordó a la princesa su promesa. Finalmente, la rana se transformó en un príncipe encantador y se casó con la princesa.
  5. La cometa que fue a la luna: Tom había hecho la cometa más grande del pueblo; y Anna, le había pintado una gran luna redonda y también varias estrellas. Tom se sintió muy orgulloso de sí mismo cuando corrió a la plaza del pueblo para volarla. Sin embargo, la cometa no volaba y Tom se puso triste. Decidió ir en busca de respuestas y junto con Anna emprendió un viaje en busca de alguien que pudiera explicar por qué la cometa no volaba. En el camino, se encontraron con un viejecito que les dio un pastel mágico que los llevó a la luna. Allí descubrieron que la cometa había volado a la luna y se encontraron con la Dama de la Luna. Al final, regresaron a casa en la cometa y Tom compartió su aventura con los demás niños y niñas del pueblo.
  6. Hansel y Gretel: En el borde de un bosque vivían un leñador y su esposa, quienes decidieron abandonar a sus hijos, Hansel y Gretel, en lo profundo del bosque por su pobreza. Hansel ideó un plan para dejar un rastro de piedras blancas y guiarlos de regreso a casa la primera vez. Sin embargo, la segunda vez, la madre cerró la puerta con llave y Hansel tuvo que dejar migajas de pan. Los niños llegaron a una casita hecha de dulces donde una bruja malvada los capturó. Después de engañar a la bruja y liberarse, regresaron a casa con riquezas encontradas en la casa de la bruja. Vivieron felices para siempre.
  7. Christopher Robin dirige una expedición al Polo Norte: En un hermoso día, Pooh se dirigió al corazón del Bosque para ver si su amigo Christopher Robin estaba interesado en los osos. En el desayuno de esa mañana, se le ocurrió una nueva canción. Después, se unieron a una expedición para descubrir el Polo Norte y Pooh encontró el Polo con un palo que encontró. Después de eso, regresaron a casa.
  8. El monstruo del sueño febril: Una noche, Kai tiene un encuentro aterrador con un monstruo mientras duerme. Intenta escapar, pero el monstruo lo sigue. Kai corre por la casa y finalmente se da cuenta de que todo era un sueño causado por la fiebre que tenía debido a su gripe. Se alegra de que solo haya sido una pesadilla.
  9. El erizo que olvidó hibernar: Érase una vez, en un bosque lejano, un erizo llamado Harold. A diferencia de sus amigos, Harold se olvidó de hibernar y tuvo que buscar un lugar cálido para pasar el invierno. El granjero local le permitió quedarse en su granero, donde había comida y bebida en abundancia. Harold sobrevivió gracias a la generosidad del granjero y, desde entonces, sus amigos también se unieron a él para disfrutar de comida y compañía durante el invierno.
  10. La ropa nueva del emperador: Había un emperador que amaba la ropa nueva y fue engañado por dos estafadores que le vendieron una tela invisible. El emperador y sus súbditos fingieron ver la ropa para no parecer estúpidos o deshonestos. Sin embargo, un niño reveló la verdad durante una procesión y todos se dieron cuenta de que el emperador estaba desnudo. Descarga el libro electrónico en PDF para leer la historia completa.
  11. La búsqueda de ocho pequeños patines de hielo: Había una arañita llamada Spike que quería patinar sobre hielo. Buscó por todas partes pero no encontró patines. Desanimado, preguntó a otros animales y ellos tampoco tenían. Sin embargo, en la pista de patinaje vio a un ciempiés con cien patines y le dio ocho. Con la ayuda del ciempiés, Spike aprendió a patinar y se convirtió en el mejor patinador del bosque. Incluso en verano llevaba sus patines con orgullo. Se puede descargar un libro electrónico de la historia.
  12. Rey Pico de Tordo: Había una vez un rey con una hija arrogante. El rey quería casarla, así que la obligó a casarse con el primer mendigo que apareció. El mendigo llevó a la princesa a vivir en la pobreza. Después de pasar por varias dificultades, finalmente se casaron y la princesa aprendió a no burlarse de los demás.
  13. Despertar al amor: Había una vez una tortuga llamada Speedy que siempre había tenido problemas para encontrar pareja debido a su comportamiento agresivo. Después de recuperarse de un accidente, decidió cambiar su enfoque y seducir a una hembra llamada Myrtle. Decoró el entorno y utilizó técnicas románticas para impresionarla. Myrtle quedó cautivada por los esfuerzos de Speedy y comenzaron una relación amorosa llena de ternura y felicidad. Vivieron juntos y tuvieron muchos hijos, demostrando el poder del amor y el romance.
  14. La visita de Sofía al médico: Una niña llamada Sofía se despierta con fiebre y sus padres deciden llevarla al médico. Para que se sienta más cómoda, juegan a los “médicos” con sus peluches. Luego van a la consulta del médico de verdad y Sofía se asusta un poco, pero se calma al recordar el juego con sus peluches. El médico la examina y le da consejos y medicina para sentirse mejor. Después de la visita, Sofía se siente valiente y aprende sobre cuidarse cuando está enferma. Está ansiosa por jugar y sentirse normal de nuevo.
  15. El detective de dinosaurios: Había una vez un grupo de científicos llamados paleontólogos que disfrutaban explorando la naturaleza en busca de pistas sobre el pasado. Un día, una paleontóloga llamada María descubrió un enorme fósil de muslo de un dinosaurio extinguido y, junto con sus amigos, reconstruyó el esqueleto completo de la criatura. Los paleontólogos estaban orgullosos de su descubrimiento y compartieron sus hallazgos con otros científicos y el público, lo que generó un gran interés en el asombroso dinosaurio que habían encontrado.
  16. Los hocicos congelados de los caimanes: En el estado de Oklahoma, un grupo de caimanes se prepara para entrar en su estado anual de hibernación, conocido como brumación. Durante este periodo, los caimanes reducen su metabolismo, no se mueven mucho y no comen, pero beben para mantenerse hidratados. Ante la llegada del frío, los cocodrilos buscan un lugar adecuado para pasar el invierno, donde el agua sea lo suficientemente profunda para sumergirse pero permita sacar el hocico para respirar. Uno de los caimanes olvida sumergir la cola y se congela parcialmente. Después de semanas de congelación, llega la primavera y los cocodrilos salen renovados y listos para enfrentarse al mundo. El caimán con la cola congelada se alegra de tenerla libre y no volverá a olvidarse de protegerla.
  17. El hombre de jengibre: Esta es una historia sobre un viejito y una viejita que vivían juntos en una casita y deseaban tener un hijo. Un día, la ancianita hizo una galleta en forma de hombrecito de jengibre que cobró vida y empezó a correr. El hombrecito de jengibre logró escapar de distintos peligros, pero al encontrarse con un zorro, fue devorado.
  18. El gnomo en la bota: Una vez hubo un gnomo llamado Gizmo, que se quedó atrapado en su bota sin su escalera. Una oruga le ayudó a buscarla y encontraron a una ardilla que la tenía. En lugar de enojarse, Gizmo propuso compartir la escalera para que tanto él como la ardilla pudieran alimentar a sus familias. Los tres se hicieron amigos y aprendieron la importancia de la comprensión y la amabilidad.
  19. El lobo y el cabrito: Había un cabrito que ignoró a su madre y se quedó solo en el campo. Se encontró con un lobo y, antes de ser comido, le pidió que le toque una melodía. El lobo accedió y mientras bailaba, los perros pastores escucharon y persiguieron al lobo. El lobo se arrepintió de no haberse dedicado a su tarea de ser un carnicero.
  20. Soñar con dinosaurios: Un niño llamado Archie visita un museo de dinosaurios y sueña con vivir aventuras en un parque temático lleno de estas criaturas. Deslizándose por la espalda de un Argentinosaurus, corriendo en el lomo de un Dromiceiomimus, surcando los océanos en un Elasmosaurus y conociendo al dinosaurio más viejo de todos, el Saltopus. Sin embargo, se asusta al encontrarse con un Tiranosaurio Rex y despierta en su habitación, feliz por su aventura pero consciente de que vivir en un mundo de dinosaurios sería peligroso.
  21. Benny, el murciélago miedoso: Había un murciélago llamado Benny que tenía miedo a la oscuridad. Decidió enfrentar su miedo y descubrió que el bosque era hermoso de noche. Benny superó sus temores y se convirtió en un murciélago valiente, lo cual le ganó el respeto de los demás murciélagos del bosque.
  22. El cuento de la Sra. Tiggy-Winkle: Érase una vez una niña llamada Lucía que vivía en una granja llamada Pequeñavilla. Siempre perdía sus pañuelos de bolsillo y un día decidió buscarlos. Siguió un rastro de huellas hasta una puerta en la colina, donde encontró a la Sra. Tiggy-Winkle, una lavandera erizo, que le devolvió sus pañuelos y planchó la ropa de otros animales. Después de un té juntas, Lucía se despidió y se dio cuenta de que la Sra. Tiggy-Winkle era en realidad un erizo.
  23. El cuento de la Sra. Tittlemouse: Había una vez una ratona de bosque llamada Sra. Tittlemouse que vivía en un banco bajo un seto. Su casa era muy curiosa, con pasadizos, almacenes y cuevas. La Sra. Tittlemouse era muy ordenada, pero tenía visitantes indeseados como un escarabajo y una araña. Un día, la Sra. Tittlemouse tuvo que lidiar con el Sr. Jackson, un sapo sucio que se coló en su casa. Después de pasar por varias situaciones, la Sra. Tittlemouse decidió limpiar su casa y dar una fiesta a sus amigos ratoncitos. El Sr. Jackson se quedó afuera y todos disfrutaron de la celebración. Se despidieron con buenos deseos y la Sra. Tittlemouse se sentó al sol, contenta con su hogar.
  24. La tierra de Cockaigne: El País de Cockaigne es una tierra deliciosa, donde los adoquines son de queso, las casas son de pan de jengibre y las puertas son de chocolate. En este lugar, puedes encontrar todo lo que tu corazón desea, desde comida deliciosa hasta ropa y objetos encantadores. Los ríos son de leche y las montañas están hechas de rocas de maní. Además, el clima es muy peculiar, ya que llueve miel y nieva crema. Allí, la gente no envejece ni se debilita y las reglas de los juegos son al revés. Sin embargo, para entrar en este paraíso, hay que atravesar un muro de mazapán. Si alguna vez encuentras el camino hacia esta tierra, ven a buscarme y explorémosla juntos.
  25. El cuento de los conejitos Flopsy: En este cuento, los conejitos Flopsy comen demasiada lechuga y se quedan dormidos en un montón de basura. El Sr. McGregor los atrapa en un saco, pero logran escapar con la ayuda de una ratoncita. Aunque el Sr. McGregor no consigue su tabaco y la señora McGregor no obtiene sus pieles de conejo, la ratoncita recibe lana suficiente para hacerse un abrigo.
  26. Los Elfos y el Zapatero: Un zapatero pobre descubre que por las noches unos elfos le ayudan a hacer zapatos perfectos, lo que le permite prosperar. Para agradecerles, el zapatero y su esposa les hacen ropa y regalos. Los elfos desaparecen pero el zapatero y su esposa viven felices para siempre.
  27. La princesa y el guisante: Érase una vez un príncipe que buscaba una princesa de verdad para casarse. Después de una larga búsqueda, regresó a casa sin encontrarla. Una noche de tormenta, una niña llegó a la puerta diciendo ser una princesa. La reina puso un guisante debajo de veinte colchones y veinte mantas para que durmiera la princesa. Al día siguiente, la princesa dijo que había sentido el guisante y la realeza supo que era una verdadera princesa. El príncipe se casó con ella y el guisante permanece exhibido en el Museo Real.
  28. Cenicienta: Había una vez una niña llamada Cenicienta que vivía con su cruel madrastra y sus dos hermanastras. La maltrataban y la obligaban a hacer todas las tareas de la casa. Sin embargo, gracias a una ramita mágica de un avellano, Cenicienta se convierte en una hermosa princesa y asiste a un baile en el castillo real. Allí conoce a un príncipe y ambos se enamoran. Después de varias noches de baile, el príncipe busca a Cenicienta y ella es la única que puede ponerse la zapatilla perdida. Finalmente, se casan y viven felices para siempre.
  29. El cuento de la ardilla loca: Este cuento trata sobre una ardilla llamada Nutkin y su comportamiento impertinente en la isla de los búhos. Aunque las otras ardillas traen regalos al Viejo Marrón, Nutkin se comporta de manera irrespetuosa. Al final, el Viejo Marrón toma represalias y atrapa a Nutkin, pero este último logra escapar dejando parte de su cola atrás. Desde entonces, Nutkin sigue siendo travieso y juguetón. Puedes descargar el libro electrónico en formato PDF para leerlo completo.
  30. La familia de las ardillas: En un bosque, vivía la familia Ardilla: papá Ardilla, mamá Ardilla, la hija Betty y el hijo Budge. Vivían felices y sin preocupaciones, pero cuando llegó el invierno, tuvieron que trabajar duro para recoger nueces y prepararse para la temporada de frío. Budge se distrajo y quedó atrapado en una trampa, pero finalmente logró escapar y regresar a su familia. Aprendió la importancia del trabajo duro y ahora es el que más trabaja de todos.
  31. ¡Vete, monstruo!: Érase una vez un niño llamado Elías que tenía miedo a la oscuridad. Un hada en sueños le dio una varita mágica para hacer desaparecer los monstruos. Elías pudo dormir tranquilo y se sentía seguro. Nunca volvió a oír a los monstruos.
  32. Nerón en la panadería: El Panadero hornea una deliciosa hogaza de pan y la vende a Sophie. Mientras Sophie sale de la panadería, un perro llamado Nerón entra con una cesta en la boca. El perro deja el dinero de una barra de pan en el cajón y el Panadero le entrega el pan. Sophie sigue al perro hasta una casa donde una señora lo espera. Luego, Sophie cuenta a su familia sobre el inteligente perro llamado Nerón.
  33. Winnie Pooh y el árbol de la miel: Había una vez un oso llamado Winnie Pooh que vivía en un bosque. Un día, escuchó un zumbido y decidió investigar. Subió a un árbol con la ayuda de un globo y trató de alcanzar la miel. Sin embargo, las abejas se dieron cuenta de su plan. Winnie Pooh pidió ayuda a su amigo Christopher Robin, quien caminó con un paraguas para engañar a las abejas. Finalmente, Christopher Robin tuvo que disparar al globo para que Winnie Pooh pudiera bajar. Aunque quedó atrapado en el aire durante una semana, al final logró regresar al suelo, y por su rigidez de estar sosteniendo la cuerda del globo, siempre lo llamaron Pooh.
  34. Los vestidos de hoja: En un día ventoso de octubre, el viento sopla con fuerza y revela un mensaje secreto a los árboles. Les dice que pronto entrarán en hibernación y les invita a una gran fiesta de despedida donde deben disfrazarse. Las hojas se emocionan y se visten de colores antes de caer al suelo. Algunas hojas deciden cubrir las flores y otras alegran a los niños con sus hermosos colores durante el invierno. Una niña encuentra un ramo de hojas y lo lleva al colegio para compartir con sus compañeros.
  35. La historia de Samuel Bigotes: Una vieja gata llamada Sra. Tabitha Twitchit pierde continuamente a sus gatitos, quienes siempre se meten en problemas. Un día, decide encerrar a dos de ellos en un armario, pero no puede encontrar al tercero, Tom. Mientras busca a Tom, los otros gatitos se escapan y se meten en problemas en la cocina. Finalmente, Tom es encontrado en la chimenea y es rescatado. Las ratas responsables de los problemas en la casa son descubiertas y expulsadas. Desde entonces, Moppet y Mittens se convierten en cazadores de ratas y ganan su sustento atrapándolas.
  36. Caperucita Roja: Había una vez una dulce niña llamada Caperucita Roja. Un día su abuela, quien vivía en el bosque, estaba enferma, y Caperucita decidió llevarle vino y galletas. En el camino, se encontró con un lobo que la engañó y se comió a su abuela. Posteriormente, el cazador llegó y rescató a Caperucita y a su abuela del lobo. Todos estaban contentos y Caperucita aprendió la lección de no salirse del camino.
  37. El patito feo: En la orilla del agua, un pato había estado incubando en su nido durante algún tiempo. Uno a uno, los polluelos salieron de sus huevos. Por fin, el huevo más grande también se abre. Sobresaltada, la madre pato miró al polluelo que salió. ¡Es un patito terriblemente grande! Y es gris, pensó. “Vengan conmigo, niños”, dijo la madre pato. “Les presentaré a los animales de la finca.” “Ese patito se ve tan feo”, dijeron los animales de la granja. Y comenzaron a burlarse de él. Afortunadamente, la mamá pato lo protegió desde ese día. El pobre patito ese había nacido de último, se veía tan feo que los otros patos lo mordían, empujaban y se burlaban de él. Con el tiempo, incluso sus hermanos y hermanas comenzaron a acosarlo. Incluso su madre ya no lo quería. Fue entonces cuando el patito decidió irse. Llegó a un gran pantano donde vivían patos salvajes. Allí se quedó toda la noche. Estaba cansado y triste. Cuando los patos lo vieron a la mañana siguiente, le gritaron: “¡Qué feo eres!” El patito decidió quedarse a vivir en el pantano, lejos de todos los demás animales. Una noche de otoño, una bandada entera de pájaros hermosos llegó volando. El patito nunca había visto animales tan hermosos. Eran cisnes. Ese invierno se puso terriblemente frío. El patito trató de nadar todo el tiempo que pudo. Pero se cansó tanto y cuando no pudo nadar más, se congeló en el hielo. A la mañana siguiente, un granjero lo encontró y lo llevó a casa. En la cálida cocina, el patito recuperó el conocimiento. Los niños querían jugar con él, pero él pensó que querían hacerle daño. Voló afuera y de regreso al pantano. Solo, el patito vagó por el mundo durante el resto del invierno. Por fin llegó la primavera. El patito extendió sus alas. Susurraron mucho más que antes. También se movió más rápido. Antes de darse cuenta, había aterrizado en un gran jardín. Aterrizó en el estanque del jardín. Desde los arbustos vio tres hermosos cisnes blancos. El patito reconoció que eran los mismos pájaros que había visto volar por encima de su cabeza hacía mucho tiempo. Nadó hacia los cisnes. Cuando se acercó a ellos, inclinó la cabeza. Pero, ¿qué vio en el agua clara? Vio su propio reflejo. Ya no era una chica torpe de color gris oscuro. ¡Él mismo se había convertido en cisne! Qué feliz estaba. Algunos niños se acercaron al borde del estanque. Arrojaron pan al agua. “¡Hay uno nuevo! Gritó el niño más pequeño y los demás vitorearon,”¡Sí!” “¡Y es el más hermoso de todos!” Ahora se sentía tímido. Pensó en cómo lo habían acosado, ¡y ahora los niños pensaban que era el más hermoso! Sus plumas se erizaron, estiró su esbelto cuello y pensó feliz: “Yo nunca hubiese pensado ser tan feliz, siendo un patito feo”.
  38. Puerquito conoce a un Heffalump: Un día, mientras Christopher Robin, Winnie Pooh y Puerquito estaban conversando juntos, Christopher Robin mencionó haber visto un Heffalump. Pooh y Puerquito se interesaron y decidieron atrapar a uno. Planearon una trampa astuta utilizando un tarro de miel. Sin embargo, Pooh terminó atrapando su cabeza en el tarro y asustando a Puerquito, quien corrió a pedir ayuda. Christopher Robin se rió de la situación y liberó a Pooh. Al final, todos regresaron a casa juntos y disfrutaron del desayuno.
  39. El cuento de Benjamin Conejo: En este cuento, un conejito llamado Benjamín se escapa para visitar a sus parientes en el bosque. Encuentra a su primo Peter y descubren que su ropa ha sido robada por el espantapájaros del jardín. Mientras intentan recuperarla, se esconden de una gata y finalmente son rescatados por el viejo Sr. Conejo. Al regresar a casa, la familia Conejo celebra el regreso de Peter y cuelga las cebollas que encontraron como adorno en la cocina. ¡Fin!
  40. Pulgarcito: Pulgarcito era el menor de siete hijos de una familia pobre de leñadores. Los padres decidieron dejar a los niños en el bosque debido a la falta de comida, pero Pulgarcito dejó migas de pan para encontrar el camino de regreso a casa. Después de diversas aventuras, Pulgarcito y sus hermanos lograron escapar de un gigante y regresaron a casa. El gigante se arrepintió de sus acciones y los padres estaban encantados de ver a Pulgarcito nuevamente.
  41. Hornear galletas de cumpleaños: Érase una vez un niño llamado Milo que, en su cumpleaños, esperaba con ansias hornear galletas de cumpleaños con su madre. Juntos, midieron, mezclaron y extendieron la masa, y luego decoraron las galletas con chispas y glaseado. Milo se sintió agradecido por el amor y la presencia de su madre, y sabía que esta tradición siempre tendría un lugar especial en su corazón. Descarga el libro electrónico para obtener la receta y disfrutar de la historia completa.
  42. La maleta voladora: Érase una vez un niño pobre que heredó toda la riqueza de su padre. Rápidamente gastó todo su dinero y solo le quedó un par de pantuflas y un camisón. Un anciano le dio una maleta y el niño descubrió que podía volar. Viajó a la tierra de los turcos, donde conoció a una princesa y se casó con ella. Sin embargo, al regresar a casa, la maleta se quemó y nunca pudo regresar con su esposa.
  43. Pulgarcita: Había una vez una mujer que quería tener un hijo y una bruja le dio una semilla especial de cebada que hizo crecer una niña llamada Pulgarcita. Pulgarcita fue secuestrada por un sapo y luego por un escarabajo, pero finalmente fue rescatada por una golondrina. Voló con la golondrina a un país cálido donde conoció a un niño con el que se casó y vivieron felices para siempre.
  44. Las flores de Ida: La pequeña Ida descubre que las flores cobran vida y bailan durante la noche. Con la ayuda de su prima, Ida encuentra el mejor lugar en el jardín para enterrar las flores marchitas y esperar a que vuelvan a florecer en el verano siguiente.
  45. Christopher Robin da una fiesta Pooh: Un día, Christopher Robin decidió organizar una fiesta especial para agradecer a Pooh por salvar a Puerquito de una inundación. Invitó a todos sus amigos del Bosque de los Cien Acres. Durante la fiesta, Christopher Robin le dio a Pooh un regalo especial, una caja de lápices. Pooh estaba muy emocionado y agradecido. Al final, Pooh y Puerquito reflexionaron sobre las cosas emocionantes que les depararía el futuro.
  46. Igor pierde una cola y Pooh encuentra una: El Viejo Burro Gris, Igor, está triste porque ha perdido su cola. Winnie Pooh promete ayudarlo a encontrarla y se dirige al Búho en busca de consejo. Juntos, deciden ofrecer una recompensa y colocar carteles en el bosque. Pooh se da cuenta de que tiene la cola de Igor y se la devuelve. Igor está muy feliz y Pooh se va a disfrutar de un merecido refrigerio.
  47. Buenas noches, hibernadores: Érase una vez, en un pequeño pueblo enclavado al borde de un inmenso bosque, una niña llamada Mira. Mira era una niña curiosa y aventurera, a la que nada le gustaba más que explorar el bosque y descubrir sus maravillas ocultas. Un día, decidió emprender un viaje por el bosque para contar cuentos a los animales antes de que se durmieran para el invierno. Encontró osos, murciélagos, erizos, ardillas y tejones, y les contó historias que los arrullaron para dormir. Al regresar a casa, Mira se sintió satisfecha de haber brindado compañía a los animales y se durmió profundamente, soñando con las aventuras que había vivido en el bosque.
  48. Puerquito completamente rodeado de agua: Llovía mucho y Puerquito estaba solo en su casa rodeado de agua. Recordó una historia de Christopher Robin y escribió un mensaje de ayuda en una botella. Pooh lo encontró en su barco y juntos fueron a rescatar a Puerquito. Al final, todos estaban a salvo.
  49. El firme soldadito de plomo: Un niño recibe como regalo de cumpleaños una caja de soldados de plomo, uno de los cuales tiene una pierna rota. El soldadito se enamora de una bailarina que está en un castillo de cartón y sufre numerosas aventuras, incluyendo caer por la ventana, navegar por la alcantarilla y ser tragado por un pez. Finalmente, es rescatado y vuelve con la bailarina. El niño encuentra en la estufa un corazón de hojalata con un lazo dorado como recuerdo.
  50. La poderosa cascada y el dinosaurio arco iris: En un hermoso bosque, una comunidad de animales vivía en armonía junto a una gran cascada. Llegó un nuevo animal, un dinosaurio llamado DeeDee, y decidió explorar la cascada a pesar de las advertencias. Descubrió que el agua era relajante y su piel se transformó en un hermoso arco iris. Desde entonces, DeeDee vivió feliz en la comunidad.
  51. El cuento del gato Tom: Había una vez tres gatitos llamados Mitones, el gato Tom y Moppet. Su madre, la señora Tabitha Twitchit, los lavó y vistió para recibir a sus amigos. Pero los gatitos se ensuciaron y se desvistieron mientras jugaban en el jardín. Los Patos del Charco encontraron su ropa y se la pusieron, mientras que los gatitos fueron regañados y llevados de vuelta a casa. Los Patos del Charco aún buscan a los gatitos.
  52. Barón de Munchausen: El mundialmente famoso Barón Munchausen cuenta sus aventuras, incluyendo cómo se despertó en un cementerio después de haber atado su caballo a la cima de una torre de iglesia, cómo atrapó a una bandada de patos al cebo de tocino y voló con ellos hasta su casa, y cómo lanzó su hacha a los osos y terminó en la luna. También relata cómo bajó de la luna usando una cuerda y cómo se hizo un cráter al caer. A pesar de todo, logró regresar a casa sin problemas.
  53. La historia de Señorita Moppet: Esta es la historia de una gatita llamada Señorita Moppet que piensa que ha oído un ratón. El ratón se burla de ella y la gatita intenta atraparlo, pero se golpea la cabeza. A medida que el ratón se acerca, Señorita Moppet empeora su aspecto hasta que salta sobre él y lo ata con un plumero. Sin embargo, cuando lo desata, el ratón ha escapado y está bailando en la parte superior del armario.
  54. La historia de dos ratones malos: Había una vez una casa de muñecas muy hermosa. Pertenecía a dos muñecas llamadas Lucinda y Jane, pero ellas nunca ordenaban comidas. Un día, dos ratones llamados Tom Thumb y Hunca Munca encontraron la casa y destrozaron la cena encantadora que estaba preparada en la mesa. Después de su travesura, Tom Thumb pagó por lo que rompió y dejó un regalo en uno de los calcetines de las muñecas. Todos los días, Hunca Munca viene a barrer la casa de las muñecas.
  55. Los tres ositos: Había una vez tres osos que vivían juntos en el bosque. Tenían diferentes tamaños de cuencos, sillas y camas. Un día, mientras estaban fuera, una anciana entró en su casa y probó sus gachas, se sentó en sus sillas y se acostó en sus camas. Cuando los osos regresaron, descubrieron lo que había sucedido y la anciana huyó asustada. Los osos nunca la volvieron a ver.
  56. Cangu y Bebé Rito vienen al bosque y Puerquito se baña: Nadie sabe de dónde vienen, pero Cangu y su pequeño Rito están en el Bosque. Pooh, Christopher Robin, Conejo y Puerquito hablan sobre su presencia. Conejo propone esconder a Rito para luego decirle a Cangu que lo encontrarán si se va del bosque. Puerquito se ofrece a saltar dentro del bolsillo de Cangu mientras Rito salta fuera de él. Finalmente, Puerquito se va con Conejo y Rito mientras Cangu lo confunde con Rito y lo baña. Puerquito logra escapar y regresar a casa. Todos están felices y continúan pasando tiempo juntos.
  57. El cuento de Johnny el Ratón: Johnny Town-mouse es un ratón de ciudad que se encuentra con Timmy Willie, un ratón de campo que ha terminado por error en la ciudad. Timmy Willie se siente asustado y fuera de lugar en la bulliciosa ciudad, y después de una visita incómoda, decide regresar a su apacible hogar en el campo. Aunque Johnny Town-mouse lo invita a quedarse, Timmy Willie prefiere la tranquilidad de su jardín. En última instancia, cada uno prefiere vivir en su propio entorno.
  58. Bao, el oso panda: Érase una vez, en lo más profundo de las montañas de China, vivía un panda llamado Bao. Bao era un oso muy especial con un pelaje blanco y negro. Era feliz llevando una vida solitaria, disfrutando de su comida favorita, el bambú, y explorando su entorno. Pasaba sus días comiendo, durmiendo y disfrutando de la paz de la montaña. Su vida era sencilla pero muy feliz.
  59. El cuento de la tarta y el molde: Había una vez una gata llamada Ribby, que invitó a una perrita llamada Duquesa a tomar el té. Duquesa pensó que Ribby iba a hacer una tarta de ratón, así que decidió intercambiarla por su propio pastel de ternera y jamón. Duquesa escondió la tarta de Ribby en su horno y se fue a la fiesta. Sin embargo, cuando Ribby abrió su horno, se dio cuenta de que la tarta de ratón había desaparecido. Al final, resultó que Duquesa había comido la tarta de ratón pensando que era su propia tarta.
  60. La visita a la tierra de Papá Noel: Una noche antes de Navidad, Kate y Brian no podían dormir y escucharon golpes en la ventana. Un chocolate navideño les ofreció llevarlos al país de Papá Noel. Los niños aceptaron y volaron hasta llegar al jardín de Santa Claus. Vieron árboles de Navidad con juguetes en lugar de flores y probaron muñecas y juguetes. Luego, el chocolate los llevó hacia la casa de Papá Noel, pero en el camino cayeron y despertaron en sus camas. Le contaron todo a su madre, quien sonrió.
  61. Winnie Pooh: Atrapado en casa del conejo: El oso Eduardo, también conocido como Winnie Pooh, se queda atrapado en la casa del conejo y sus amigos intentan ayudarlo a salir. Después de una semana, finalmente logran liberarlo y Pooh continúa su paseo por el bosque. Christopher Robin lo mira con cariño y piensa en él como “viejo oso tonto”.
  62. La caída de Bianca por el hielo: Érase una vez en una tierra cubierta de nieve y hielo, dos amigos llamados Bianca y Douglas que amaban patinar sobre hielo en un lago helado. Un día, mientras patinaban lejos de la orilla, Bianca cayó a través del hielo al agua fría. Recordando los consejos de su madre, Bianca mantuvo la calma y se concentró en flotar horizontalmente sobre el hielo. Douglas la rescató con una cuerda y ambos regresaron a salvo a la orilla. Aunque asustados, siguieron patinando sobre hielo, pero con más precaución.
  63. El hombre de Arena: El Hombre de Arena visita al niño Hjalmar todas las noches y le cuenta diferentes historias. En una, transforma su habitación en un hermoso jardín, pero las letras de su cuaderno siempre permanecen torcidas. En otra, lo lleva a un cuadro que cuelga de la pared y vive un cuento de hadas. También navegan en un barco durante una tormenta y Hjalmar libera a una cigüeña. Otra noche, asiste a la boda de dos ratoncitos y prueba un guisante especial. Además, el Hombre de Arena cuenta la historia de cómo les da sueños a los adultos que se han portado mal y lleva a Hjalmar a la boda de las muñecas de su hermana. Finalmente, el Hombre de Arena le presenta a su hermano, la Muerte, y Hjalmar aprende que no hay que tener miedo, solo tener un buen informe.
  64. El cuento del conejo malo y feroz: En este cuento, hay un conejo malvado y feroz que quiere una zanahoria, pero no dice “por favor” y lastima al conejo bueno. Luego, un hombre con una escopeta dispara pensando que ve un ave divertida, pero solo encuentra al conejo bueno. Al final, el conejo bueno ve al conejo malvado corriendo sin cola ni bigotes. Puedes descargar el libro electrónico en PDF o imprimirlo.
  65. El sastre de Gloucester: En la época de espadas y pelucas, vivía un sastre pobre en Gloucester. Un día, mientras hacía un abrigo para el alcalde, se dio cuenta de que le faltaba una madeja de seda. Desesperado, se fue a dormir. Pero esa noche, los ratones de la ciudad, que podían hablar en Nochebuena, decidieron ayudar al sastre. Por la mañana, cuando despertó, encontró el abrigo y el chaleco terminados, hecho por los ratones. A partir de ese día, el sastre se hizo famoso y exitoso.
  66. Músicos municipales de Bremen: Había una vez un burro viejo que se escapó de su molinero para convertirse en músico en Bremen. En el camino, se encontró con un perro, un gato y un gallo, todos ellos también fugitivos de sus dueños. Decidieron formar una banda y juntos asustaron a unos ladrones en una casa. Después de eso, decidieron quedarse en esa casa y vivir felices para siempre.
  67. El cuento de Timmy Tiptoes: Había una vez una ardillita llamada Timmy Tiptoes que vivía con su esposa Goody. Decidieron recolectar nueces para el invierno, pero otras ardillas se les unieron. Timmy y Goody almacenaron las nueces en tocones y luego en un agujero de un árbol. Sin embargo, una ardilla olvidadiza causó problemas y Timmy fue atrapado en el agujero. Después de un tiempo, fue rescatado e regresó a casa con Goody. Ahora mantienen sus nueces bajo llave y el pajarito sigue preguntando quién ha estado desenterrando sus nueces, pero nadie responde.
  68. Tevin se prepara para el preescolar: Tevin es un niño curioso que se prepara para su primer día de preescolar. Con la ayuda de sus padres, crean una rutina que incluye preparar su mochila, practicar vestirse solo y establecer una rutina matutina. El primer día de preescolar, Tevin se siente preparado y emocionado por aprender y hacer nuevos amigos. Gracias a su rutina, tiene un gran día y se da cuenta de que puede hacer cualquier cosa con un poco de práctica.
  69. Bart, el oso que hiberna: Bart, el oso pardo, está a punto de entrar en hibernación. Durante el otoño, se prepara comiendo mucho, especialmente salmón y frambuesas. Antes de dormir, se despide de sus amigos del bosque y se instala en su acogedora guarida. Durante el invierno, dormirá profundamente y se despertará en la primavera. Descarga el libro electrónico para saber más sobre la historia de Bart.
  70. La rana, el zorro, el león y el ciervo: En un bosque había una rana que desafió a un zorro a una carrera. El zorro corrió lo más rápido que pudo, pero la rana se agarró de su cola y saltó justo antes de la meta, ganando la carrera. El zorro y la rana discutieron, y se unieron al león para atrapar al ciervo. Sin embargo, el ciervo logró engañarlos varias veces y finalmente el león murió por una trampa del ciervo. El ciervo vivió en paz mientras el zorro lamentaba la muerte del león.
  71. Los gnomos: Hace mucho tiempo, en la ciudad de Colonia, los gnomos ayudaban a los humanos mientras dormían. Trabajaban en la panadería, carpintería, bodega y carnicería, haciendo todo el trabajo por la noche. Sin embargo, una mujer curiosa intentó ver a los gnomos y los asustó, haciendo que nunca volvieran. Desde entonces, los habitantes de la ciudad tuvieron que hacer todo el trabajo por sí mismos. Puedes descargar el libro electrónico en formato PDF.
  72. Un día de enfermedad con Ruby: Un día, Rosie se enfermó y su hermana gemela, Ruby, encontró una forma de pasar tiempo juntas a pesar de estar separadas. Ruby preparó una merienda frente a la puerta de Rosie y luego se sentó afuera con su propia merienda frente a la ventana. Las niñas tomaron el té juntas a través de la ventana y se divirtieron mucho. Al día siguiente, Ruby montó un espectáculo para Rosie frente a su ventana, interpretando la película Frozen. Rosie se rió y disfrutó de la actuación. Después de unos días, Rosie se mejoró y las niñas volvieron a reunirse, agradecidas por su fuerte vínculo como hermanas.
  73. La comida de la jungla: En una exuberante selva, un grupo de amigos animales organiza una cena para celebrar su amistad. Cada uno de ellos trae un plato especial para compartir con el grupo, incluyendo una macedonia de frutas, filetes de antílope a la parrilla, estofado de cacahuete y plátano, y cócteles de coco. La cena es un éxito y todos disfrutan de la comida y la compañía. Después de la cena, los amigos disfrutan de café y té alrededor de una hoguera, cantando y contando historias.

En conclusión, nuestra selección de los 73 mejores cuentos para niños de 4 años es una excelente herramienta para fomentar el hábito de la lectura y disfrutar de momentos únicos con tus pequeños. Estos cuentos, que pueden ser leídos en línea, han sido cuidadosamente elegidos para estimular la imaginación, enseñar valores y transmitir conceptos importantes de una manera divertida y atractiva. Además, narrar cuentos a tus hijos también fortalece los lazos familiares y les permite desarrollar habilidades lingüísticas y cognitivas esenciales. ¡Anímate a sumergirte en estas aventuras literarias y a escribir juntos nuevas historias en el fascinante mundo de la lectura!