El lobo y el cabrito

Había una vez un cabrito al que los cuernos que le crecían le hacían pensar que era una cabra adulta y que podía cuidar de sí misma. Así que una noche, cuando el rebaño volvió a casa desde los pastos y su madre le llamó, el cabrito no hizo caso y siguió mordisqueando la tierna hierba. Un poco más tarde, cuando levantó la cabeza, el rebaño se había ido.

Estaba solo. El sol se hundía. Largas sombras se arrastraban por el suelo. Un pequeño y frío viento venía arrastrándose con ellas haciendo ruidos aterradores en la hierba. El cabrito se estremeció al pensar en el terrible Lobo. Entonces comenzó a recorrer el campo, balando por su madre. Pero a mitad de camino, cerca de un grupo de árboles, ¡estaba el Lobo!

El cabrito sabía que había pocas esperanzas para él.

«Por favor, Sr. Lobo», dijo temblando, «sé que me va a comer. Pero primero, por favor, tócame una melodía, porque quiero bailar y ser feliz todo lo que pueda».

Al Lobo le gustaba la idea de un poco de música antes de comer, así que tocó una alegre melodía y el cabrito saltó y jugueteó alegremente.

fabel de wolf en het kindje

Mientras tanto, el rebaño volvía lentamente a casa. En el aire quieto de la tarde, el grito del lobo llegó lejos. Los perros pastores aguzaron el oído. Reconocieron la canción que el lobo canta antes de un festín, y en un momento corrieron de vuelta al pasto. La canción del lobo terminó repentinamente, y mientras corría, con los perros pisándole los talones, se llamó a sí mismo tonto por convertirse en gaitero para complacer a un cabrito, cuando debería haber seguido con su oficio de carnicero.

image_pdfDownloadimage_printPrint