El patito feo

En la orilla del agua, un pato había estado incubando en su nido durante algún tiempo. Uno a uno, los polluelos salieron de sus huevos. Por fin, el huevo más grande también se abre. Sobresaltada, la madre pato miró al polluelo que salió. ¡Es un patito terriblemente grande! Y es gris, pensó.

«Vengan conmigo, niños», dijo la madre pato. «Les presentaré a los animales de la finca.» «Ese patito se ve tan feo», dijeron los animales de la granja. Y comenzaron a burlarse de él. Afortunadamente, la mamá pato lo protegió desde ese día. El pobre patito ese había nacido de último, se veía tan feo que los otros patos lo mordían, empujaban y se burlaban de él. Con el tiempo, incluso sus hermanos y hermanas comenzaron a acosarlo. Incluso su madre ya no lo quería. Fue entonces cuando el patito decidió irse.

Llegó a un gran pantano donde vivían patos salvajes. Allí se quedó toda la noche. Estaba cansado y triste. Cuando los patos lo vieron a la mañana siguiente, le gritaron: «¡Qué feo eres!» El patito decidió quedarse a vivir en el pantano, lejos de todos los demás animales.

Una noche de otoño, una bandada entera de pájaros hermosos llegó volando. El patito nunca había visto animales tan hermosos. Eran cisnes. Ese invierno se puso terriblemente frío. El patito trató de nadar todo el tiempo que pudo. Pero se cansó tanto y cuando no pudo nadar más, se congeló en el hielo.

A la mañana siguiente, un granjero lo encontró y lo llevó a casa. En la cálida cocina, el patito recuperó el conocimiento. Los niños querían jugar con él, pero él pensó que querían hacerle daño. Voló afuera y de regreso al pantano. Solo, el patito vagó por el mundo durante el resto del invierno.

Por fin llegó la primavera. El patito extendió sus alas. Susurraron mucho más que antes. También se movió más rápido. Antes de darse cuenta, había aterrizado en un gran jardín. Aterrizó en el estanque del jardín. Desde los arbustos vio tres hermosos cisnes blancos. El patito reconoció que eran los mismos pájaros que había visto volar por encima de su cabeza hacía mucho tiempo. Nadó hacia los cisnes. Cuando se acercó a ellos, inclinó la cabeza. Pero, ¿qué vio en el agua clara? Vio su propio reflejo. Ya no era una chica torpe de color gris oscuro. ¡Él mismo se había convertido en cisne! Qué feliz estaba.

Algunos niños se acercaron al borde del estanque. Arrojaron pan al agua. “¡Hay uno nuevo! Gritó el niño más pequeño y los demás vitorearon,”¡Sí!” “¡Y es el más hermoso de todos!» Ahora se sentía tímido. Pensó en cómo lo habían acosado, ¡y ahora los niños pensaban que era el más hermoso! Sus plumas se erizaron, estiró su esbelto cuello y pensó feliz: “Yo nunca hubiese pensado ser tan feliz, siendo un patito feo”.

0Shares
0 replies on “El patito feo”