Cuentos De Hadas

Cuentos De Hadas



¡Bienvenidos a la colección Top 87 Cuentos de Hadas para niños! Aquí podrás encontrar historias, cuentos infantiles, clásicos y cuentos de hadas en español. Las narraciones varían desde cortos para dormir hasta los más largos y emocionantes para los que no desean dormir aún. Además, seleccionamos cuentos con moraleja que ayudarán a los más pequeños a aprender diferentes lecciones de vida mientras se deleitan con la lectura. También proporcionamos el texto completo en PDF gratis para que puedas descargar y leer online en cualquier momento, así como audiolibros para aquellos niños que prefieren escuchar las historias.

En el mundo primaria, la lectura es una herramienta fundamental para el aprendizaje y el desarrollo. Los historias de hadas permiten a los niños adentrarse en un mundo mágico e interesante donde podrán vivir experiencias enriquecedoras y educativas. Estas historias también fomentan la imaginación y la creatividad, lo que resulta fundamental para el crecimiento de los niños.

Leer en voz alta estas historias es una actividad relajante y placentera que puede disfrutarse con toda la familia. Además, los cuentos ilustrados con dibujos hacen que los niños formen una conexión más profunda con las tramas y les permite tener una experiencia más vivida mientras leen.

En esta colección, encontrarás fábulas tradicionales, cuentos graciosos, relajantes y aquellos que han sido inventados especialmente para cautivar y entretener a niños y jóvenes. Desde lindos cuentos cortos hasta las grandes historias, todos ellos están disponibles de forma gratuita, ya sea para leer online, escuchar como audiocuentos, o para imprimir y disfrutar en la escuela o el hogar.

Sumérgete profundamente en este maravilloso mundo de historias de hadas y comienza a vivir aventuras emocionantes y educativas junto a tus personajes favoritos. No esperes más, ¡es hora de empezar a leer y disfrutar de estas increíbles historias!

87 Melhores Cuentos de hadas para niños:

  1. Mi Señor Saco de Arroz: Había un valiente guerrero llamado Fujiwara Hidesato que se encontró con un dragón gigante en un puente. A pesar del miedo, decidió enfrentarlo y pasó sobre él. El dragón desapareció y en su lugar apareció el Rey Dragón, quien le pidió ayuda para vencer a su archienemigo, un ciempiés. Juntos, lograron derrotarlo y el guerrero recibió cuatro regalos mágicos: una campana, un saco de arroz, un rollo de seda y una sartén. Estos regalos le dieron prosperidad y se le conoció como Mi Señor Saco de Arroz.
  2. La mesa de los deseos: En este cuento, un sastre envía a sus tres hijos a aprender diferentes oficios. El hijo mayor recibe una mesa mágica que se llena de comida deliciosa al grito de «Mesa, adórnate». El segundo hijo recibe un burro que arroja monedas de oro al grito de «¡estiramiento del burro!». El tercer hijo recibe un garrote en una bolsa que golpea a quien se lo merece al grito de «¡garrote en la bolsa!» Los tres hijos tienen aventuras en una posada donde sus objetos mágicos les ayudan a resolver problemas. Al final, los tres regresan a casa y su padre ya no tiene que trabajar más.
  3. Un ojo, dos ojos y tres ojos: Había una vez una mujer con tres hijas: Un Ojo, Dos Ojos y Tres Ojos. Las dos hermanas mayores no soportaban a Dos Ojos porque era diferente, así que un día se fue al campo a llorar. Apareció una mujer sabia y le dio una cabra mágica que le daba comida. Pero sus hermanas intentaron robar la comida y la cabra fue sacrificada. Dos Ojos enterró la cabra y creció un árbol mágico. Un caballero lo vio y se casó con Dos Ojos. Más tarde, ella ayudó a sus hermanas y todos vivieron felices.
  4. Padre Frost: Érase una vez una niña llamada Natasha que vivía con su padre y su madrastra y hermanastras. Su madrastra era cruel y la obligaba a hacer todo el trabajo, pero Natasha siempre trataba de hacer felices a todos. Un día, su madrastra decidió casarla con el Padre Frost y la dejó en el bosque para encontrarse con él. Mientras esperaba, Natasha se estaba congelando, pero el Padre Frost llegó y la hizo sentir cálida y hermosa. Después de esa experiencia, la vida de Natasha mejoró y conoció a un buen hombre con quien se casó. Vivieron felices para siempre.
  5. La visita a la tierra de Papá Noel: Una noche, Kate y Brian estaban despiertos en la cama y escucharon golpes en la ventana. Era un chocolate navideño que les ofreció llevarlos al país de Papá Noel. El chocolate les tapó los ojos con vendas y juntos volaron hasta llegar a un jardín lleno de juguetes. Luego, el chocolate los llevó a la casa de Papá Noel, pero al cruzar un tablón, los niños cayeron y despertaron en sus camas. Le contaron todo a su madre y sonrió.
  6. La chica del ganso en el pozo: Hace mucho tiempo, una anciana cargaba una pesada bolsa de hierbas y frutas en el bosque. Un joven curioso la ayuda y se sorprende por lo pesada que es la carga. La anciana le agrega más peso y se sienta en su espalda. A cambio de su ayuda, el joven recibe una caja con una perla. Tiempo después, el joven va en busca de una princesa perdida y se encuentra con la anciana, quien resulta ser la madre de la princesa. La anciana le da la casa a la princesa y desaparece. No se sabe si el joven y la princesa se casaron, pero se cree que la anciana le dio lágrimas de perlas a la princesa cuando era bebé.
  7. El Príncipe Feliz: Una golondrina descansa junto a la estatua de un príncipe dorado y descubre que llora lágrimas de zafiro. El príncipe revela que solía vivir en un castillo y no sabía del sufrimiento afuera. Pide a la golondrina que ayude a personas necesitadas, sacrifica sus ojos y su corazón de plomo por ellos. Al final, la golondrina muere y Dios lleva su alma y la del príncipe al paraíso. Descarga disponible del libro electrónico en PDF.
  8. Caperucita Roja: Había una vez una niña llamada Caperucita Roja que recibió un sombrero rojo de terciopelo de su abuela. Un día, su abuela enfermó y Caperucita Roja decidió llevarle vino y galletas. En el camino, se encontró con un lobo que la engañó y se comió a la abuela. Cuando Caperucita llegó a la casa de su abuela, el lobo también la devoró. Luego, un cazador encontró al lobo durmiendo y lo mató para salvar a Caperucita y a su abuela. Todos quedaron contentos y Caperucita aprendió la lección de no salirse del camino y de escuchar a su madre.
  9. El Ruiseñor: Hace mucho tiempo, en el gran imperio chino, un emperador vivía en un palacio de porcelana y tenía un jardín hermoso. Un día, descubrió que había un ruiseñor en su jardín con una voz maravillosa. El emperador quedó cautivado por su canto y el ruiseñor prometió cantarle cada noche. Sin embargo, cuando recibió un regalo de un pájaro dorado con música, el emperador se obsesionó con él y olvidó al ruiseñor. Cuando el pájaro dorado se descompuso, el emperador cayó en la tristeza y la muerte se acercó a él. Pero el ruiseñor volvió a cantar y le devolvió la vida. A partir de entonces, el emperador prometió escuchar al ruiseñor y aprender de él para ser un mejor gobernante.
  10. El origen de los rubíes: Resumen: Una reina y su hijo se encuentran en un barco abandonado en el mar, donde el príncipe encuentra rubíes. Aunque su madre le dice que los devuelva, él guarda uno en secreto. Luego, venden el rubí al rey, pero la hija del rey quiere más. El príncipe se embarca en un viaje donde descubre el origen de los rubíes, encuentra a una hermosa mujer y se casa con ella. Al final, todos son felices y tienen muchos hijos.
  11. Till Eulenspiegel: Till Eulenspiegel era un niño travieso que se divertía gastando bromas a la gente. Desde bailar sobre una cuerda hasta engañar a los espectadores con un truco de zapatos, Till siempre buscaba la forma de hacer reír a los demás. En una ocasión, incluso logró vengarse de unos ladrones que lo despertaron mientras dormía en una colmena. A lo largo de sus aventuras, Till enseña lecciones sobre la felicidad y la perspectiva.
  12. La historia de Señorita Moppet: La historia trata de una gatita llamada Señorita Moppet que cree haber oído un ratón. El ratón se burla de ella y la gatita intenta atraparlo, pero se golpea la cabeza. A medida que la gatita se ve cada vez peor, el ratón se acerca más. Finalmente, la gatita salta sobre el ratón y lo ata con un plumero, pero al desatarlo, el ratón se escapa y baila en la parte superior del armario.
  13. El hombre de Arena: El Hombre de Arena visita a Hjalmar todas las noches y le cuenta diferentes historias. En una ocasión, convierte su habitación en un hermoso jardín, pero al despertar las letras siguen torcidas. Otra noche, viajan en un barco durante una fuerte lluvia y Hjalmar libera a una cigüeña que está siendo ridiculizada por otros animales. También asiste a la boda de dos ratoncitos y presencia la boda de las muñecas de su hermana. Finalmente, el Hombre de Arena le presenta a su hermano, la Muerte, quien solo cuenta historias maravillosas a aquellos con buenos informes.
  14. El patito feo: En la orilla del agua, un pato incubó en su nido durante algún tiempo y finalmente salieron los polluelos. Sin embargo, el último polluelo era feo y diferente a los demás, por lo que no era aceptado por los demás animales. Decidió irse y se encontró con una bandada de cisnes hermosos. Después de pasar el invierno solo, finalmente se dio cuenta de que se había convertido en un cisne y encontró la felicidad.
  15. Christopher Robin da una fiesta Pooh: Un día soleado, Christopher Robin le organizó una fiesta a Pooh en agradecimiento por salvar a Puerquito. Todos los animales del Bosque de los Cien Acres asistieron, excepto Igor, quien se mostró indiferente. Christopher Robin le regaló a Pooh una caja de lápices especial. Al final, Christopher Robin le preguntó a Pooh qué pensaba al despertar por la mañana, y Pooh respondió que se preguntaba qué habría para desayunar. Christopher Robin le pidió que pensara en algo emocionante que sucedería al día siguiente.
  16. El Príncipe Rana: Había una vez una princesa aburrida que perdió su pelota de oro en un estanque. Una rana apareció y le ofreció recuperarla a cambio de ser su amiga y compartir sus lujos. La princesa aceptó, pero cuando la rana cumplió su parte del trato, la princesa se olvidó de ella. Sin embargo, la rana apareció en el castillo y exigió que la princesa cumpliera su promesa. Al final, la rana se transformó en un príncipe y se casó con la princesa.
  17. El cascanueces y el rey de los ratones: En vísperas de Navidad, María y su hermano Frédéric juegan en su cuarto de juegos mientras esperan la llegada de su padrino, el Dr. Drosselmeyer. Este les trae regalos, incluyendo un Cascanueces de madera. Cuando Frederic rompe el Cascanueces, María lo repara con una cinta. Esa noche, María se encuentra en una batalla contra el Rey de los Ratones junto al Cascanueces y otros juguetes. Después, María despierta y nadie le cree lo ocurrido, hasta que el Cascanueces regresa como un joven príncipe y se casan, viviendo juntos en el Reino de los Caramelos.
  18. Los tres tontos: Érase una vez la hija de un granjero que tenía un novio. Un día, la hija encuentra un martillo en el sótano y piensa en lo peligroso que sería si le cayera en la cabeza a su futuro hijo. Luego, la madre y el padre también se preocupan por el martillo y lloran. Cuando el novio se entera de la situación, se ríe de ellos y se va. Durante su viaje, encuentra a otras personas igual de tontas y decide regresar y casarse con la hija del granjero. Vivieron felices para siempre.
  19. El abeto: Había una vez un joven abeto que deseaba crecer lo más rápido posible. A medida que crecía, se sentía insatisfecho y anhelaba ser como los árboles adultos. Sin embargo, cuando finalmente creció y fue cortado para ser utilizado en Navidad, se dio cuenta de que no había disfrutado de los momentos felices de su vida. Terminó siendo desechado y quemado en una chimenea. La historia del abeto llegó a su fin.
  20. El rosal: Había una vez un hombre con dos hijos. La madrastra malvada odiaba a la niña, que era blanca como la nieve y tenía un hermoso cabello dorado. Un perro le robó las velas que había comprado, y la madrastra cortó su cabello y lo cocinó en una olla. Sin embargo, un pájaro cantó una canción revelando la verdad y ayudó a vengarse de la madrastra. El pájaro le dio al zapatero los zapatos, al relojero el reloj y a los molineros la piedra de molino para que los atraparan. Luego, la madrastra fue aplastada por la piedra de molino.
  21. Rapunzel: Había una vez un hombre y una mujer que vivían junto a una bruja malvada. El hombre fue a recoger Rapunzel para su mujer, pero la bruja lo descubrió y le hizo prometer que le daría a su hija cuando naciera. La bruja encerró a Rapunzel en una torre, pero un príncipe la encontró y se enamoraron. Rapunzel logró escapar con la ayuda del príncipe, y vivieron felices para siempre.
  22. Pulgarcita: Había una mujer que quería tener un hijo y pidió ayuda a una bruja. Plantó un grano especial y nació una niña llamada Pulgarcita. Fue secuestrada por un sapo y luego por un escarabajo, pero finalmente escapó. Se quedó con un ratón y cuidó a un pájaro herido. Después, la golondrina le ofreció llevarla a un país cálido donde se casó con un niño con alas. La golondrina cantó en su boda y regresó a contar la historia.
  23. El anciano que hizo florecer árboles marchitos: Había dos ancianos que vivían junto al río, Aguarriba y Aguabajo. Aguarriba era egoísta y malvado, mientras que Aguabajo era amable y generoso. Cuando pusieron trampas para peces, Aguarriba tuvo mala suerte, pero la trampa de Aguabajo estaba llena. Aguabajo encontró un perro en un árbol que se convertiría en un gran tesoro. Aguarriba fue cruel con el perro y tuvo un final trágico, mientras que Aguabajo fue recompensado. Las cenizas del perro hicieron florecer árboles marchitos, y el rey premió a Aguabajo. Aguarriba intentó engañar al rey, pero terminó en la cárcel.
  24. Los gnomos: Hace mucho tiempo, en la ciudad de Colonia, los gnomos trabajaban por la noche para ayudar a los ciudadanos. El panadero, el carpintero, el bodeguero y el carnicero recibían su ayuda mientras dormían. Sin embargo, cuando la esposa del sastre intentó espiar a los gnomos, causó un alboroto y los gnomos desaparecieron para siempre. Desde entonces, el pueblo tuvo que hacer todo el trabajo por sí mismo.
  25. El polvorín: En esta historia, un soldado se encuentra con una bruja que le ofrece la oportunidad de ganar mucho dinero. El soldado encuentra tres puertas detrás de un árbol hueco y descubre cofres llenos de dinero, cada uno custodiado por un perro con ojos grandes. La bruja le pide que encuentre su yesquero, pero cuando el soldado regresa sin él, le corta la cabeza. El soldado utiliza el polvorín que se lleva de la bruja para traer a los perros y obtener más dinero. Luego conoce a una princesa encerrada en un castillo y logra acercarse a ella con la ayuda de los perros. Sin embargo, finalmente es arrestado y condenado a muerte, pero los perros lo salvan y él se convierte en el rey y se casa con la princesa.
  26. El cuento de Pigling Bland: Érase una vez una vieja cerdita llamada Tía Pettitoes. Tenía ocho hermanos: cuatro cerditas, llamadas Cross-patch, Suck-suck, Yock-yock y Spot; y cuatro Puerquitos, llamados Alexander, Pigling Bland, Chin-Chin y Stumpy. Stumpy había sufrido un accidente en la cola. Los ocho Puerquitos tenían muy buen apetito: «¡Yus, yus, yus! comen y mucho», dijo la tía Pettitoes, mirando a su familia con orgullo. De pronto se oyeron unos chillidos de miedo; Alexander se había metido dentro de los aros del comedero de cerdos y se había atascado. La tía Pettitoes y yo lo arrastramos por las patas traseras. Chin-chin ya estaba en desgracia; era día de lavado y se había comido un trozo de jabón. Y de pronto, en un cesto de ropa limpia, encontramos otro Puerquito sucio: «Tchut, tut, tut, ¿qué es esto? Todos los cerdos de la familia son rosas, o rosas con manchas negras, pero este Puerquito era negro por todas partes; cuando lo metieron en una bañera, resultó ser Yock-yock. Fui al jardín; allí encontré a Cross-patch y a Suck-suck arrancando zanahorias. Los azoté yo mismo y los saqué de las orejas. Cross-patch trató de morderme. «¡Tía Pettitoes, tía Pettitoes! Usted es una persona digna, pero su familia no está bien educada. Todos han hecho travesuras excepto Spot y Pigling Bland». «¡Sí, sí!», suspiró la tía Pettitoes. «Y beben cubos llenos de leche; ¡tendré que conseguir otra vaca! El bueno de Spot se quedará en casa para hacer las tareas domésticas; pero los otros deben irse. Cuatro Puerquitos y cuatro cerditas son demasiados». «Sí, sí, sí», dijo la tía Pettitoes, «habrá más para comer sin ellos». Así que Chin-chin y Suck-Suck se fueron en una carretilla, y Stumpy, Yock-yock y Cross-patch se fueron en un carro. Y los otros dos Puerquitos, Pigling Bland y Alexander, se fueron al mercado. Les cepillamos el pelaje, les enroscamos la cola, les lavamos la carita y nos despedimos de ellos en el patio. La tía Pettitoes se secó los ojos con un gran pañuelo de bolsillo, luego le limpió la nariz a Pigling Bland y derramó lágrimas; luego le limpió la nariz a Alexander y derramó lágrimas; luego le pasó el pañuelo a Spot. La tía Pettitoes suspiró y gruñó, y se dirigió a aquellos Puerquitos de la siguiente manera- «Ahora Pigling Bland; hijo Pigling Bland, debes ir al mercado. Coge a tu hermano Alexander de la mano. Cuida tu ropa de domingo, y acuérdate de sonarte la nariz» (la tía Pettitoes volvió a pasarle el pañuelo), «ten cuidado con las trampas, los gallineros, el tocino y los huevos; camina siempre sobre las patas traseras». Pigling Bland, que era un Puerquito tranquilo, miró solemnemente a su madre; una lágrima resbaló por su mejilla. Tía Pettitoes se volvió hacia el otro-«Ahora, hijo Alexander, coge la mano»-«¡Weee, wee, wee!» rió Alexander-«coge la mano de tu hermano Pigling Bland, debes ir al mercado. Mind-» «¡Wee, wee, wee!», volvió a interrumpir Alexander. «Me has dejado fuera», dijo la tía Pettitoes-. «Y recuerda», dijo con tono impresionante, «que si cruzas los límites del condado, no podrá volver». Alexander, no estás prestando atención. Aquí tienes dos licencias que permiten que dos cerdos vayan al mercado en Lancashire. Presta atención, Alexander. He tenido muchísimos problemas para obtener estos documentos del policía». Pigling Bland escuchaba seriamente; Alexander era increíblemente volátil. Aseguré los papeles dentro de los bolsillos de sus chalecos, por seguridad; Tía Petittoes les dio a cada uno un pequeño paquete y ocho caramelos de menta con mensajes morales adecuados en papelitos retorcidos. Luego empezaron. Pigling Bland y Alexander trotaron constantemente durante una milla; Al menos Pigling Bland lo hizo. Alexander volvió a hacer el camino la mitad de largo saltando de un lado a otro. Bailaba y pellizcaba a su hermano, cantando… «Este cerdo fue al mercado, este cerdo se quedó en casa, «Este cerdo tenía un poco de carne- ¡a ver qué nos han dado de cenar, Pigling!». Pigling Bland y Alexander se sentaron y desataron sus fardos. Alexander engulló su cena en un santiamén; ya se había comido todos sus caramelos de menta. «Dame uno de los tuyos, por favor, Pigling». «Pero quiero conservarlos para emergencias», dijo Pigling Bland dubitativo. Alexander se echó a reír a carcajadas. Luego pinchó a Pigling con el alfiler que había sujetado su papel de cerdo; y cuando Pigling le dio una bofetada, dejó caer el alfiler e intentó coger el de Pigling, y los papeles se mezclaron. Pigling Bland reprendió a Alexander. Pero pronto se recuperaron y se alejaron juntos, cantando… «¡Tom, el hijo de Tom el Gaitero, robó un cerdo y huyó! Pero toda la melodía que podía tocar, era ‘Over the hills and far away!'» El tendero preguntó por los papeles y Pigling los entregó. El tendero los leyó, pero aún parecía insatisfecho. El tendero recorrió con el dedo la columna de anuncios de su periódico. «Perdido, robado o extraviado, recompensa de diez chelines»; miró con sospecha a Pig-wig. Luego se puso de pie en el carro y silbó al arador. «¡Ahora, Pig-wig, AHORA!» dijo Pigling Bland. ¡Nunca corrieron los cerdos como corrieron estos cerdos! Corrieron y chillaron y se precipitaron por la larga colina blanca hacia el puente. Las faldas de la pequeña cerdita Pig-wig ondeaban, y sus pies iban pit-pat, pit-pat, pit-pat, mientras saltaba y brincaba. Corrieron, corrieron y corrieron cuesta abajo, y atravesaron un atajo sobre un césped verde y llano en la parte inferior, entre lechos de guijarros y juncos. Llegaron al río, llegaron al puente, lo cruzaron de la mano, ¡y luego por las colinas y lejos bailó con Pigling Bland!
  27. La historia de dos ratones malos: Había una vez una casa de muñecas hermosa que pertenecía a dos muñecas, Lucinda y Jane. Un día, dos ratones llamados Tom Thumb y Hunca Munca entraron en la casa y destrozaron la cena y otros objetos. Sin embargo, Tom Thumb pagó por todo lo que rompió y dejó un regalo en forma de dinero en uno de los calcetines de las muñecas. Desde entonces, Hunca Munca limpia la casa todas las mañanas.
  28. Cenicienta: Hace mucho tiempo, una niña llamada Cenicienta fue maltratada por su madrastra y hermanastras. Con la ayuda de un pajarito mágico, Cenicienta logra asistir a un baile real y conquistar al príncipe. Después de perder su zapatilla de cristal, el príncipe la encuentra y se casan, viviendo felices para siempre.
  29. La gallina de los huevos de oro: Había una vez una familia con tres hijos, y al más pequeño le llamaban Simplón. Los dos hermanos mayores rechazaron ayudar a su padre a cortar leña en el bosque cuando se encontraron con un gnomo que les pidió comida. Como castigo, no pudieron traer leña a casa. Cuando Simplón fue al bosque, compartió sus galletas con el gnomo y este le dio un ganso con plumas de oro como recompensa. En su camino, muchas personas intentaron tomar una pluma de oro del ganso y quedaron pegadas a él. Simplón llegó a un palacio donde la princesa se rió de la situación y el rey le pidió tareas imposibles. El gnomo ayudó a Simplón a cumplir con las tareas y finalmente se casó con la princesa, viviendo felices para siempre.
  30. Jack y los frigoles mágicos: Jack era el hijo de un granjero pobre. Un anciano le dio frijoles mágicos a cambio de su vaca. A pesar de la desaprobación de su madre, Jack decidió plantar los frijoles. Estos crecieron y lo llevaron a un castillo habitado por un gigante. Jack tuvo que rescatar una gallina que ponía huevos de oro y un arpa parlante del castillo del gigante. Después de varias visitas, Jack logró obtener los objetos y derrotar al gigante. El hada le dijo que el castillo le pertenecía y todos celebraron su valentía.
  31. La tierra de Cockaigne: El País de Cockaigne es una tierra deliciosa donde las calles están hechas de queso y las casas de pan de jengibre. Los árboles crecen salchichas, jamones y galletas, y los ríos son de leche. No es necesario trabajar, ya que todo crece abundantemente y se puede comer directamente. El clima es lluvia de miel, granizo de almendras y nieve de crema. Además, la gente no envejece y se divierten con juegos peculiares. Sin embargo, para entrar en esta tierra, se debe atravesar un enorme muro de mazapán.
  32. Rey Pico de Tordo: Había una vez un rey con una hija arrogante que ridiculizaba a todos los hombres que querían casarse con ella. El rey se enfadó y obligó a su hija a casarse con el primer mendigo que llegara. Después de casarse, la princesa lamentó su arrogancia y aprendió a ser humilde. Eventualmente, descubrió que su esposo mendigo era en realidad el rey disfrazado, y se casaron de verdad. La princesa nunca más se burló de nadie.
  33. El agua de la vida: Había una vez un viejo rey enfermo con tres hijos. Los hijos se enteraron de que solo el agua de la vida podría salvar a su padre y cada uno intentó conseguirla. El hijo mayor se encontró con un enano que le maldijo y quedó atrapado en un valle. El segundo hijo también quedó atrapado por el enano. El hijo menor se encontró con el mismo enano, quien le reveló la ubicación del agua de la vida. Después de algunas aventuras, el hijo menor logró obtener el agua y salvó a su padre. Sin embargo, los hermanos mayores robaron el agua y se llevaron todo el crédito. El rey ordenó la muerte del hijo menor, pero fue salvado por un cazador. Finalmente, el hijo menor demostró su valía al seguir el camino de oro y se casó con la princesa. Los hermanos mayores huyeron y no se les volvió a ver.
  34. El compañero de viaje: Un niño llamado Johannes, que se quedó solo tras la muerte de su padre, decide salir a la carretera. En su viaje, se encuentra con un compañero de viaje misterioso que posee habilidades mágicas. Juntos, resuelven desafíos y acertijos para casarse con la princesa de una ciudad del rey. Al final, el compañero de viaje revela que es un hombre muerto cuya deuda Johannes ha pagado. Johannes y la princesa viven felices para siempre. El cuento está disponible para descargar en formato PDF.
  35. Barón de Munchausen: El famoso Barón Munchausen relata algunas de sus extravagantes aventuras, incluyendo encontrarse en un cementerio después de quedarse dormido en una pradera, atar una cuerda a unos patos que lo llevan volando a su casa, herir a un ciervo que luego encuentra con un cerezo en la cabeza, plantar una judía mágica que lo lleva a la luna, y caer y hacer un cráter en el suelo al cortar una cuerda mientras intentaba regresar. A pesar de los contratiempos, el Barón siempre se las arregla para superar los desafíos y regresar a casa sin problemas.
  36. El Holandés Errante: En un puerto durante una tormenta, el capitán de un barco está determinado a zarpar a pesar de las condiciones adversas y el día de Pascua. Aunque la tripulación duda, acatan sus órdenes y el barco comienza a moverse por sí solo. Con el tiempo, el barco se convierte en un famoso barco fantasma conocido como el Holandés Errante. Años después, otro capitán presencia el barco fantasma en el Cabo de Buena Esperanza y luego es atravesado por él, sintiendo solo una ráfaga de viento. No se sabe si el Holandés Errante ha encontrado la paz, pero se espera que lo haga para el bien de su tripulación.
  37. El espinoso camino del honor: Personas valientes han enfrentado dificultades para lograr sus sueños a lo largo de la historia. Las vidas de Sócrates, Ferdowsi, Salamon de Caus y Juana de Arco son ejemplos de individuos que defendieron sus ideas, causando admiración y reconocimiento después de su muerte. Aunque el camino del honor puede ser espinoso, el éxito y la gloria eterna esperan a aquellos que lo recorren. Descarga el libro electrónico para conocer más detalles.
  38. La ropa nueva del emperador: Había un emperador obsesionado con la ropa nueva que gastó todo su dinero en ella. Dos estafadores llegaron y le dijeron que podían hacer una tela invisible especial. El emperador les dio dinero y ellos fingieron tejer la tela, pero en realidad se quedaron con el dinero. Cuando el emperador y sus súbditos no veían nada en los telares vacíos, fingieron ver la ropa para no parecer estúpidos o deshonestos. Finalmente, un niño gritó que el emperador estaba desnudo y todos se dieron cuenta de la verdad. Descarga el libro electrónico aquí.
  39. La niña de los fósforos: En una fría noche de invierno, una niña pobre y descalza vaga por las calles con fósforos para vender. Sin atreverse a regresar a su casa, enciende los fósforos para calentarse y, cada vez que lo hace, experimenta visiones reconfortantes. Al final, la niña y su abuela fallecida comienzan el nuevo año en el cielo mientras la gente encuentra su cuerpo sin vida en la mañana.
  40. La maleta voladora: Había una vez un niño que gastó toda su riqueza y se quedó sin nada. Un anciano le dio una maleta que resultó ser voladora. El niño voló hasta un castillo donde conoció a una princesa. La impresionó con su habilidad para contar historias y se casaron. Sin embargo, al regresar a casa, la maleta se quemó y el niño nunca pudo regresar con la princesa.
  41. Ali Baba y los cuarenta ladrones: En una ciudad de Persia, dos hermanos, Kassim y Ali Baba, vivían en condiciones diferentes. Un día, Ali Baba descubrió una cueva llena de tesoros y se llevó algo de oro. Sin embargo, cuando Kassim intentó hacer lo mismo, quedó atrapado y fue asesinado por los ladrones. Morgiana, la sirvienta de Ali Baba, descubrió el plan de venganza de los ladrones y los mató, salvando a Ali Baba. Por su valentía, Morgiana fue recompensada y Ali Baba vivió felizmente con su familia.
  42. La rana, el zorro, el león y el ciervo: En un charco del bosque, una rana y un zorro se desafían en una carrera. La rana engaña al zorro al agarrarse de su cola y saltar para ganar la carrera. Esto desata una discusión entre la rana, el zorro, el león y el ciervo. El zorro y el león planean atrapar al ciervo, pero este último logra engañarlos en varias ocasiones. Finalmente, el ciervo ataca al león, y el zorro encuentra al león muerto. El ciervo se libra de sus enemigos y puede vivir en paz. Se ofrece un enlace para descargar el libro electrónico del cuento.
  43. Los seis sirvientes: Había una vez una reina enfadada que tenía una hermosa hija. Cualquier pretendiente que quisiera casarse con ella debía superar tres desafíos. Un príncipe decidió intentarlo y reclutó a seis sirvientes con habilidades especiales. Juntos superaron los retos, pero la reina trató de impedir el matrimonio. Finalmente, la princesa descubrió la verdadera identidad del príncipe y vivieron felices para siempre.
  44. El Pequeño Claus y el Gran Claus: Había dos personas que se llamaban Gran Claus y Pequeño Claus. Pequeño Claus tenía solo un caballo y ayudaba a Gran Claus durante la semana. Un día, Pequeño Claus mató accidentalmente al caballo de Gran Claus, y para compensarlo, fue a vender la piel del caballo. En el camino, durmió en el techo de un granero y vio a la mujer del granjero escondiendo comida y al sacristán en un ataúd. Pequeño Claus fingió que había conjurado comida del saco con la piel del caballo, y el granjero lo compró. Luego, intercambió lugares con un viejo pastor y se hizo rico. Gran Claus intentó hacer lo mismo, pero nadie quería comprar las pieles y se ahogó en el río. Pequeño Claus encontró un ganado de agua y se volvió aún más rico.
  45. El Gnomo: Había una vez un rey rico con tres hijas. Un día, las hijas desobedecieron y agarraron una manzana del árbol amado por el rey, desapareciendo bajo tierra. El rey anunció que aquel que trajera de vuelta a sus hijas podría casarse con una de ellas. Tres hermanos fueron en busca de ellas, pero solo el más joven logró rescatarlas de un pozo custodiado por dragones. Sin embargo, sus hermanos egoístas intentaron matarlo, pero el hermano menor fue ayudado por unos hombrecillos y finalmente se casó con la princesa más joven, mientras que sus hermanos desaparecieron.
  46. Genoveva de Brabante: Había una vez un conde rico con una hija hermosa llamada Genoveva. El conde fue llamado a la batalla y dejó a Genoveva con el caballero Golo. Sin embargo, Golo resultó ser desleal y encarceló a Genoveva. Ella logró escapar y vivió en la cueva del bosque con su hijo. Años después, el conde la encontró y se reunieron felizmente en su castillo.
  47. El firme soldadito de plomo: Un niño recibe como regalo soldados de plomo y se enamora de una bailarina de cartón. El soldado de una pierna se enfrenta a obstáculos mientras intenta proteger a la bailarina, pero al final es quemado en una estufa junto a ella. Sin embargo, encuentran la felicidad juntos en la muerte y el niño encuentra un corazón de hojalata en la estufa al día siguiente. Descarga el libro electrónico.
  48. Cómo los pájaros consiguieron un rey: Hace mucho tiempo, los pájaros podían entenderse entre ellos. Un día, el cuco propuso que necesitaban un rey, y todos estuvieron de acuerdo. Decidieron que el rey sería el pájaro que pudiera volar más alto. El águila voló muy alto, pero un pájaro sin nombre voló aún más alto y se proclamó rey. Sin embargo, los demás pájaros no le creyeron y decidieron que el rey sería quien pudiera cavar más profundo en la tierra. El pájaro sin nombre se escondió en un agujero para ratones y se proclamó rey nuevamente. Los demás pájaros planeaban atraparlo, pero el búho que lo vigilaba se quedó dormido y el pájaro escapó. Desde entonces, los búhos solo vuelan de noche y el pájaro sin nombre se llama Rey del Invierno.
  49. Los cisnes salvajes: Esta es la historia de Elize, una princesa enviada al campo por su malvada madrastra. Sus once hermanos fueron convertidos en cisnes y ella emprendió la búsqueda para salvarlos. Con perseverancia y coraje, Elize hizo collares de ortigas y los lanzó sobre los cisnes, liberándolos de la maldición. Al final, el rey reconoció su valentía y todos vivieron felices. Puedes descargar el libro electrónico aquí.
  50. Músicos municipales de Bremen: Había una vez un burro viejo que se escapó de su trabajo y se encontró con un perro, un gato y un gallo en el camino. Decidieron ir juntos a Bremen para convertirse en músicos. En el camino, se detuvieron en una casa donde había ladrones, pero lograron asustarlos y quedarse a vivir allí. Los músicos de la ciudad de Bremen disfrutaron de su nueva vida y decidieron quedarse allí felices para siempre.
  51. Hermano y hermana: Desde que murió su madre, el hermano y la hermana han tenido una vida difícil. Su madrastra malvada los trata mal y les da muy poca comida. Deciden huir juntos y se adentran en un bosque. Ellos descubren que el agua del bosque ha sido maldecida por la madrastra y que quien la bebe se transforma en diferentes animales. A pesar de esto, encuentran un lugar tranquilo para vivir. El hermano, convertido en ciervo, sale a cazar y es encontrado por el rey. La hermana se casa con el rey, pero la madrastra intenta matarla. El rey la condena y cuando la madrastra muere, el hermano regresa a su forma humana. Finalmente, hermano y hermana viven felices para siempre.
  52. Pippo: Había una vez un viejo mendigo que llamó a sus dos hijos antes de ir a la cárcel. Le dio a su hijo mayor una criba y al hijo menor un gato. El gato se hizo rico llevando regalos al rey en nombre de su amo. El rey quería conocer a Gagliuso, el amo del gato, y al final le pagó una gran dote y organizó su boda con la princesa. Sin embargo, Gagliuso olvidó agradecer al gato y este decidió marcharse.
  53. El hijo ingrato: Había un hombre que ocultó un pollo asado para no compartirlo con su anciano padre. Cuando el padre se fue, el pollo se transformó en un pato que el hijo no podía quitar de su cara. El hijo aprendió su lección y se disculpó con su padre, quien lo perdonó y el pato se convirtió de nuevo en un pollo asado. Juntos compartieron la comida y el hijo se dio cuenta de lo importante que era el perdón. Descarga el libro electrónico aquí.
  54. La abeja reina: Dos príncipes van de aventura y se burlan de su hermano menor, Simplón. Llegan a un hormiguero y Simplón protege a las hormigas. Luego llegan a un lago y Simplón protege a los patos. Por último, llegan a un nido de abejas y Simplón protege a las abejas. Después encuentran un castillo donde deben superar tres tareas para ser liberados de un hechizo. Simplón recibe ayuda de las hormigas, los patos y la abeja reina, y logra completar las tareas. Como recompensa, se casa con la princesa más joven y dulce y se convierte en rey.
  55. La Sirenita: En este cuento, una joven sirena sueña con explorar el mundo de los humanos. Después de rescatar a un príncipe de un naufragio, decide pedir ayuda a una bruja del mar para convertirse en humana. Sin embargo, tendrá que renunciar a su voz y enfrentarse a un dolor constante. Aunque el príncipe la acoge en su castillo, él se enamora de otra princesa y la sirena debe enfrentar las consecuencias de su elección. Al final, se convierte en una criatura flotante y tiene la oportunidad de obtener un alma inmortal.
  56. Toinette y los elfos: Toinette, una niña que no es muy amable con sus hermanos, se encuentra con un elfo en el bosque. El elfo le da la habilidad de volverse invisible, pero Toinette se da cuenta de que no es lo que quiere. Después de un año, el elfo regresa y le da otra oportunidad, pero esta vez Toinette decide ser amable y simpática en lugar de invisible. A partir de ese momento, los niños la valoran y ella vive feliz para siempre.
  57. Los Zapatos Rojos: Había una niña pobre llamada Karen que recibió un par de zapatos rojos de la Sra. Zapatera después de la muerte de su madre. Un día, la anciana y rica del carruaje vio a Karen caminando y la invitó a vivir con ella. Karen fue feliz pero sintió celos de los zapatos de la princesa en la iglesia. Finalmente, consiguió unos zapatos como los de la princesa, pero resultaron ser mágicos y no pudo dejar de bailar. Los zapatos la llevaron a la oscuridad del bosque y se quedaron pegados a sus pies. Finalmente, el verdugo le cortó los zapatos y Karen volvió a una vida tranquila. Nunca más buscó ropa bonita.
  58. La mascarada de Navidad: En la víspera de Navidad, el alcalde organiza una mascarada para los niños de la ciudad. Un comerciante nuevo llega a la ciudad y ofrece disfraces hermosos. Los niños eligen disfraces que les permiten ser diferentes por un día. Sin embargo, al día siguiente, todos descubren que no pueden quitarse los disfraces y han adoptado las personalidades de los personajes que representan. Desesperados por encontrar una solución, acuden a una mujer sabia y finalmente encuentran al comerciante, quien establece dos condiciones para liberar a los niños: garantizar que los niños pobres reciban regalos en Navidad y casarse con la hija del alcalde. Las condiciones son aceptadas y todos recuperan su apariencia original.
  59. Los doce hermanos: Había una vez un rey y una reina con doce hijos. El rey quería que sus hijos murieran si el próximo bebé era una niña, para que ella heredara el reino. Los hijos huyeron al bosque y cuidaron de sí mismos. La hermana menor los encontró y vivieron juntos en una cabaña. La hermana encontró una forma de revertir una maldición y todos vivieron felices para siempre.
  60. Príncipe Darling: Había una vez un rey conocido como «el Rey Bueno» debido a su buen corazón. Un día, un conejito asustado se acercó a él durante una cacería y el rey prometió protegerlo. Esa noche, un hada llamada Cándido le agradeció al rey y le ofreció un deseo. En lugar de pedir riqueza o poder para su hijo, el rey pidió que se convirtiera en una buena persona. El hada le otorgó un anillo especial que picaba cuando Cheri se comportaba mal. A pesar de sus intentos, Cheri no mejoró su actitud y se transformó en diferentes animales como castigo. Eventualmente, conoció a una chica llamada Zelie y se enamoró de ella, pero su mal comportamiento causó que ella lo rechazara. Cheri se dio cuenta de sus errores y, con la ayuda del hada Cándido, recuperó su forma humana y se casó con Zelie, convirtiéndose en un rey digno.
  61. La Reina de las Nieves: Había una vez un troll malvado que hizo un espejo desagradable en el que solo se veían cosas feas y malas. Un niño llamado Kay se ve afectado por una astilla del espejo en su ojo y corazón, volviéndose frío y malo. Su amiga Gerda emprende un viaje para rescatarlo de la Reina de las Nieves. Después de muchas aventuras, Gerda encuentra a Kay y sus lágrimas descongelan su corazón. Juntos regresan a casa y vuelven a ser los niños que eran.
  62. Aladdin y la lámpara maravillosa: En una lejana tierra vivían Aladdin y su madre, quienes estaban en la pobreza. Un extraño se acercó a Aladdin y le reveló que era su tío. El mago recompensó a Aladdin con regalos y le mostró una lámpara maravillosa. Aladdin descubrió que la lámpara contenía un genio que le concedía deseos. Usando la lámpara, Aladdin se casó con la hija del sultán y vivió felizmente en un maravilloso palacio. Sin embargo, un mago malvado robó la lámpara, pero Aladdin y la princesa recuperaron todo con la ayuda del genio y vivieron felices para siempre.
  63. El porquero: Había una vez un príncipe que quería casarse con la hija del emperador. Le envió una rosa y un ruiseñor, pero la princesa no los apreció. El príncipe se hizo pasar por porquero y creó instrumentos mágicos. La princesa le pagó con besos, pero el emperador los descubrió y los expulsó. El príncipe reveló su verdadera identidad y rechazó a la princesa por su superficialidad.
  64. Los tres ositos: Había una vez tres osos que vivían juntos en el bosque. Cada oso tenía su propio cuenco de gachas, silla y cama de tamaño adecuado para ellos. Un día, una anciana llegó a su casa y probó las gachas del oso pequeño, se sentó en su silla y se acostó en su cama. Cuando los osos regresaron, se dieron cuenta de lo que había sucedido y asustaron a la anciana, quien escapó rápidamente. Los osos nunca la volvieron a ver.
  65. Las flores de Ida: La pequeña Ida descubre que las flores cobran vida por la noche y bailan en el castillo del rey. Después de presenciar este maravilloso espectáculo, las flores le piden a Ida que las entierre en el jardín para que puedan renacer en el verano. Juntos, Ida y su prima encuentran un buen lugar para las flores.
  66. Madre Holle: Había una vez una viuda con dos hijas, una fea y perezosa y la otra hermosa y diligente. La hija menor hacía todas las tareas de la casa y un día perdió su bobina en un pozo. Al buscarla, llegó a un prado donde ayudó al pan y las manzanas. Luego encontró a una mujer llamada Madre Holle, quien la contrató para trabajar. Después de un tiempo, la niña decidió regresar a casa y, como recompensa por su trabajo, Madre Holle la cubrió con oro. La hermana mayor intentó lo mismo, pero al ser perezosa y descortés, recibió una lluvia de alquitrán.
  67. Simbad el Marino: Hace mucho tiempo en Bagdad, Simbad el Portero se quejaba de la injusticia de la vida. Un día, conoce a Simbad el Marino, quien le cuenta las increíbles historias de sus siete viajes y al final le regala mucho oro. A partir de ese momento, Simbad el Portero nunca tiene que trabajar nuevamente y ambos vivieron felices para siempre.
  68. Riquet el del Mechón: Había una vez una reina que tuvo un niño feo pero inteligente y con sentido del humor. Un hada le dio el poder de hacer inteligente a quien más amaba. Años después, la princesa de un reino vecino nació muda y fea, pero también inteligente. El príncipe Riquet el del Mechón se enamoró de ella y le ofreció casarse, pero le dio un año para pensarlo. Después de un año, la princesa se encontró con un príncipe guapo e inteligente y olvidó su promesa con Riquet. Sin embargo, al final, la princesa valoró la bondad y la personalidad de Riquet y deseó que se convirtiera en el hombre más hermoso del mundo, lo cual sucedió.
  69. Los Elfos y el Zapatero: Un zapatero pobre descubre que cada noche unos pequeños elfos hacen zapatos perfectos con el cuero que él corta. Gracias a los zapatos, el zapatero se vuelve próspero. Una noche, el zapatero y su esposa deciden agradecer a los elfos con ropa y regalos. Los elfos se alegran y bailan antes de desaparecer. El zapatero y su esposa viven felices para siempre.
  70. Batalla de ranas y ratones: Había una vez un país de ranas gobernado por el rey Puff Jaw. Durante una fiesta de verano, llegaron cinco hombrecitos del bosque, y el rey decidió invitarlos. Uno de ellos, el príncipe de los ratones, habló sobre su reino y la guerra que libraban contra los gatos, búhos y zorros. Sin embargo, durante la fiesta, las ranas y los ratones fueron atacados por una serpiente de agua. El rey de los ratones decidió vengar la muerte de su hijo y comenzó una guerra contra las ranas. Después de una feroz batalla, el rey Puff Jaw obtuvo la corona del rey de los ratones y con la ayuda del ejército de langostas, logró restaurar la paz. Los ratones gobernaron la tierra y las ranas el agua.
  71. Dick Whittington y su gato: En la época del rey Eduardo III, un niño huérfano llamado Dick Whittington cumplió su deseo de ir a Londres. Se encontró con un rico comerciante llamado Fitzwarren, quien le ofreció trabajar para él. Aunque su vida no fue fácil, Dick recibió ayuda y aprendió a leer y escribir. Luego, tuvo que deshacerse de su amado gato para obtener una oportunidad en el comercio de barcos. Sin embargo, el gato resultó ser valioso y le trajo una gran fortuna. Dick se convirtió en Lord y alcalde de Londres, donando gran parte de su riqueza a la ciudad y viviendo felizmente con su esposa Alice.
  72. Pulgarcito: Pulgarcito es el menor de siete hijos de una familia pobre de leñadores. Sus padres deciden dejar a los niños en el bosque debido a la falta de comida, y Pulgarcito utiliza piedras para marcar el camino de regreso a casa. Sin embargo, en su segundo intento, los niños se quedan atrapados en una casa habitada por un gigante. Pulgarcito encuentra una manera de salvar a sus hermanos y obtener riquezas para su familia. Finalmente, el gigante se arrepiente de sus acciones.
  73. El hombre de jengibre: Esta es la historia de un viejito y una viejita que vivían juntos en una casita al borde del bosque. Deseaban tener un hijo y un día la ancianita hizo una galleta en forma de hombrecito de jengibre. Pero cuando la galleta se horneó, cobró vida y comenzó a correr. El hombrecito de jengibre escapó de varias criaturas que intentaban atraparlo, pero finalmente fue devorado por un zorro. Y así, nadie volvió a saber del hombre de jengibre.
  74. Rumpelstiltskin: Había una vez un molinero pobre que tenía una hija muy hermosa. Un día, el rey descubrió que la niña podía hilar paja en oro y la llevó a una habitación llena de paja para ponerla a prueba. Desesperada, la niña encontró a un hombrecillo que se ofreció a ayudarla a cambio de su collar. El hombrecillo hiló toda la paja en oro y la salvó. Sin embargo, el rey quería más oro y la niña tuvo que prometerle al hombrecillo su primer hijo si se convertía en reina. Después de un año, nació el bebé y el hombrecillo exigió llevárselo, pero la reina descubrió su nombre secreto, Rumpelstiltskin, y el hombrecillo desapareció para siempre.
  75. El Dragón Amarillo: Había una vez un niño llamado Woe que vivía en una granja con su padre Yin. Un día, un misterioso jinete amarillo y sus sirvientes llegaron a su casa y fueron invitados a cenar. Después de la cena, el jinete amarillo le dio a Woe una balanza mágica y desapareció. Resultó que el jinete era el espíritu de las tormentas y la balanza otorgaba poderes mágicos. Woe demostró su magia al emperador, quien lo recompensó con una hermosa casa. La moraleja del cuento es que siempre debemos ser amables y hospitalarios con los extraños.
  76. Los años perdidos: Había una vez un rey que cuidaba mucho de sus súbditos. Hizo que todos tuvieran suficiente dinero, construyó hermosas carreteras y construyó buenos hospitales. Sin embargo, la paz del país fue perturbada por unos trolls que hacían desaparecer a la gente. El rey tomó medidas drásticas y ofreció una poción mágica para hacerse invisible a los trolls, pero no funcionó. Finalmente, un hada le dijo al rey que retirara todas las restricciones y que la gente viviera sin miedo. Después de la muerte del rey, los súbditos regresaron y ya nadie vivió con miedo.
  77. Barbazul: Había una vez un hombre muy rico pero con barba azul, lo que lo hacía feo y aterrador para las mujeres. A pesar de esto, Barbazul quería casarse y convenció a una joven vecina. Antes de viajar, le advirtió que no entrara en una habitación prohibida, pero la curiosidad lo llevó a hacerlo y allí encontró los cuerpos de las esposas anteriores. Al regresar, Barbazul descubrió lo que había hecho y trató de matarla, pero aparecieron los hermanos de la esposa y lo asesinaron. La esposa quedó con su dinero y se casó con otro hombre.
  78. Pinocho: Había una vez un zapatero llamado Gepetto que convirtió un trozo de madera en un muñeco llamado Pinocho. Pinocho quería ir a la escuela y su padre vendió su abrigo para comprarle un libro. Sin embargo, en el camino a la escuela, Pinocho se distrajo y vendió su libro para ir a un espectáculo de marionetas. Después de muchas aventuras, Pinocho se convirtió en un burro, pero al final, su padre lo rescató de un tiburón y el hada lo convirtió en un niño de verdad. Gepetto y Pinocho vivieron felices para siempre.
  79. Hansel y Gretel: En el borde de un bosque vivían un leñador y su esposa. Tuvieron dos hijos: Hansel y Gretel. La familia era muy pobre y, a menudo, no había suficiente para comer. Una noche, la esposa planea abandonar a los niños en el bosque, pero Hansel tiene un plan. Deja piedras blancas en el camino para poder regresar a casa. Sin embargo, la esposa insiste en abandonarlos de nuevo, pero esta vez Hansel no puede dejar rastro. Los niños encuentran una casa hecha de pan y azúcar, pero resulta ser una trampa de una bruja malvada. Logran engañar a la bruja y liberarse, encontrando riquezas en su casa. Regresan a su padre y viven felices para siempre.
  80. Las aventuras de Florian: Había una vez una viuda y su hija Isabella, quienes vivían en la pobreza. Isabella, que había aprendido habilidades de niño de su padre, decidió buscar trabajo en la ciudad vestida como hombre. Allí conoció a un mago que la contrató para trabajar en su castillo habitado por demonios. Después de varios años, Isabella decidió irse y encontró trabajo como compañero de un príncipe. Sin embargo, fueron hechizados por una bruja y solo Isabella logró salvar al príncipe con la ayuda de los regalos del mago. Juntos derrotaron a la bruja y se casaron viviendo felices para siempre.
  81. Los cuatro hermanos hábiles: Una vez había un hombre pobre con cuatro hijos. Los hijos se fueron a aprender diferentes oficios: uno se convirtió en ladrón habilidoso, otro en un observador de estrellas, otro en cazador experto y el último en cortador maestro. Después de cuatro años, se reunieron y decidieron rescatar a la princesa secuestrada por un dragón. Usaron sus habilidades para salvarla y regresaron a casa. El rey les ofreció tierra como recompensa, pero ninguno se casó con la princesa. Vivieron felices para siempre con su padre.
  82. Blancanieves: Había una vez una reina que deseaba tener una hija con la piel blanca como la nieve, los labios rojos como la sangre y el cabello negro como el ébano. Su deseo se hizo realidad con el nacimiento de Blancanieves. Sin embargo, la madrastra de Blancanieves, obsesionada por ser la más hermosa, intenta matarla. Blancanieves escapa y se refugia en una cabaña con siete enanos. La madrastra, disfrazada, engaña a Blancanieves con una manzana envenenada, pero un príncipe la despierta y se casan viviendo felices para siempre.
  83. Un cuento de Navidad: Había una vez un hombre de negocios llamado Ebenezer Scrooge, un hombre tacaño y sin corazón. En vísperas de Navidad, rechaza todas las celebraciones y hace trabajar a su contable en Nochebuena. Sin embargo, esa noche Scrooge recibe la visita de tres espíritus que le muestran el pasado, el presente y el futuro de la Navidad. A través de estas experiencias, Scrooge se arrepiente de su crueldad y se transforma en un hombre generoso y amable. Finalmente, celebra la Navidad en compañía de su familia y se convierte en una figura paterna para el pequeño Tim.
  84. La Bella Durmiente: Esta es la historia de La Bella Durmiente. Un rey y una reina desean tener un bebé, y cuando nace una niña hermosa, las hadas madrinas le dan regalos especiales. Sin embargo, una hada malvada lanza un hechizo en la princesa, diciendo que dormirá durante 100 años. Cuando finalmente un príncipe la encuentra y la besa, el hechizo se rompe y se casan, viviendo felices para siempre.
  85. El flautista de Hamelín: Hace mucho tiempo, la ciudad alemana de Hamelin fue atacada por ratas. Un extraño flautista ofreció liberar a la ciudad de las ratas a cambio de una gran recompensa. Después de deshacerse de las ratas, el flautista exigió su recompensa, pero el alcalde solo le ofreció 50 monedas de plata. El flautista se enfadó y se llevó a todos los niños de la ciudad. Se cree que fueron llevados a Transilvania y nunca más se volvió a saber de ellos.
  86. La princesa y el guisante: Había una vez un príncipe que buscaba desesperadamente casarse con una verdadera princesa. Después de una larga búsqueda, regresó sin éxito a casa. Una noche, durante una tormenta, una niña llamó a la puerta y afirmó ser una princesa. Para comprobarlo, la reina colocó un guisante debajo de veinte colchones y mantas, y la niña dijo haber sentido algo duro durante la noche. Así, el príncipe se casó con ella, y el guisante se encuentra en un museo como prueba de que encontraron a una verdadera princesa.
  87. La anciana y su cerdo: La historia trata sobre una anciana que encuentra una moneda y decide comprar un cerdito en el mercado. En el camino a casa, el cerdo se niega a subir una colina empinada y la anciana intenta buscar ayuda de otros animales y objetos, pero todos se niegan. Finalmente, consigue la ayuda de un gato después de traer leche de una vaca. El gato mata a una rata, que roe una cuerda que finalmente permite que todos los demás eventos ocurran y el cerdo finalmente sube la colina. La anciana regresa a casa esa noche.

En conclusión, los 87 cuentos de hadas disponibles para leer en línea ofrecen una gran oportunidad para que niños de todas las edades disfruten de valiosas lecciones y sumerjan su imaginación en un mundo mágico lleno de seres encantados, aventuras emocionantes y finales felices. Además, estos relatos atemporales no solo fomentan el amor por la lectura en los pequeños, sino que también enseñan importantes valores como la amistad, la honestidad, el coraje y la empatía, contribuyendo así al crecimiento personal y emocional de los niños. No dudes en explorar este fascinante universo de historias de hadas y compartir la magia con tus seres queridos.