El perro, el gallo y el zorro

Un perro y un gallo, que eran los mejores amigos, deseaban mucho ver algo del mundo. Así que decidieron abandonar el corral y salir al mundo por el camino que llevaba al bosque. Los dos compañeros viajaron de muy buen humor y sin encontrar ninguna aventura que contar.

Al anochecer, el gallo, buscando un lugar para posarse, como era su costumbre, vio cerca un árbol hueco que pensó que sería muy bueno para pasar la noche. El Perro podría meterse dentro y el Gallo subiría volando a una de las ramas. Así se dijo, así se hizo, y ambos durmieron muy cómodamente.

Con el primer resplandor del amanecer, el Gallo se despertó. Por el momento olvidó dónde estaba. Creyó que seguía en el corral, donde tenía el deber de despertar a la familia al amanecer. Así que, poniéndose de puntillas, batió las alas y cacareó con fuerza. Pero en lugar de despertar al granjero, despertó a un zorro que estaba cerca, en el bosque. El zorro tuvo inmediatamente visiones de un delicioso desayuno. Se apresuró a acercarse al árbol donde se posaba el gallo y le dijo muy amablemente

«Una cordial bienvenida a nuestro bosque, honorable señor. No puedo decirle lo contento que estoy de verle aquí. Estoy seguro de que nos convertiremos en los mejores amigos».

«Me siento muy halagado, amable señor», respondió el Gallo con astucia. «Si hace el favor de ir a la puerta de mi casa, al pie del árbol, mi portero le hará pasar».

El hambriento pero desprevenido Zorro, rodeó el árbol como se le dijo, y en un abrir y cerrar de ojos el Perro lo había atrapado.

image_pdfDownloadimage_printPrint