Las aventuras de Florian

Había una vez una viuda que tenía una hija, llamada Isabella. Eran de noble cuna pero vivían en la pobreza.

El padre enseñó a su hija todo lo que un padre enseñaría a su hijo. Le enseñó a montar a caballo, a nadar y a practicar esgrima. Le enseñó tanto que se parecía más a un niño que a una niña. Una tarde de otoño, el padre falleció. Isabella se quedó sólo con la vieja casa, no había dinero. Isabella decidió ir a la ciudad y buscar trabajo. Tendría más oportunidades como chico, así que se cortó el pelo y se puso ropa de hombre.

En la ciudad vio a una pareja de escuderos y se presentó como Florian. De repente, un caballero negro montado en un caballo negro se acercó galopando hacia ellos. Llamó a los escuderos, pero todos le ignoraron. Florian sintió curiosidad y preguntó: «¿Por qué hacéis como si no oyerais a este caballero?» «Es el mago de la Roca Negra. Nadie quiere trabajar para él porque su castillo está habitado por demonios’, respondieron.

Florian sabía que no tenía muchas opciones. Así que se acercó al mago y le ofreció acompañarle. Tras un largo viaje, llegaron al castillo. Antes de entrar en el castillo, el mago le dijo: «Chico, no dejes que nada de lo que oigas o veas te asuste. Confía en que ningún espíritu o poder puede hacerte daño. Sé leal y nunca tendrás una razón para arrepentirte de haber venido aquí’. Florian, que siempre había sido valiente, decidió no dejar nunca que su coraje se tambalease, y no lo hizo. Y así sucedió, que Florian trabajó al leal servicio del mago durante varios años.

Un día Florian decidió que quería ver más del mundo y le dijo al mago que tenía que irse. Está bien», dijo el mago, que había llegado a respetar a Florian. Te daré tres regalos de despedida. El primero es un collar con un amuleto de oro en forma de pájaro. Esto te mantendrá a salvo de la magia y cantará cuando te acerques al peligro. El segundo regalo es una llave con la que podrás abrir cualquier puerta del mundo. El tercer regalo es una esfera. Ponla en el suelo y te ayudará cuando te pierdas. Sobre todo, puedes llamarme cuando estés en peligro de muerte. Vendré a ayudarte».

Florian tuvo que buscar un nuevo trabajo y lo encontró en la pareja real de las Doce Torres. Tenían un hijo precioso y valiente, el príncipe Florizel. Los padres enviaron a su hijo Florizel a un rey con la esperanza de que se enamorara de su hija, la princesa Rosamond. Florizel pidió a Florian que se uniera a él y a su compañía. Mientras tanto, Florian se había enamorado perdidamente de Florizel.

Una mañana, cuando el príncipe quiso coger una hermosa flor, el pajarito de oro se puso a cantar. Florian cogió la flor y la tiró. Qué grosero!», dijo la compañía. Poco después, el príncipe encontró una daga en el camino. De nuevo el pájaro se puso a cantar. Antes de que el príncipe pudiera recoger la daga, Florian la arrebató del suelo y la tiró a una zanja. Florian intentó explicar que la flor y la daga estaban encantadas, pero el príncipe se distrajo con un hermoso jardín con pájaros, mariposas y flores. En ese momento, el pájaro dorado empezó a cantar más fuerte que nunca.

“Por favor, no vayas allí», suplicó Florian. Pero el príncipe y su compañía ya estaban cerca del jardín. En ese momento todos se convirtieron en piedra, excepto Florian y Florizel. Era la bruja malvada la que estaba detrás de esto. Quería secuestrar al príncipe y emparejarlo con su fea hija. La bruja vio inmediatamente que era el pajarito de oro de Florian el que los protegía de su magia. Así que decidió deshacerse de Florian conjurando su castillo y su jardín al otro lado del mundo. Hizo un hechizo y todo desapareció.

Florian utilizó la esfera para encontrar el camino al castillo. Pero tardó un año en llegar a la puerta del jardín de las brujas.

de avonturen van florian sprookje

Durante ese año la bruja había hecho todo lo posible para que el príncipe Florizel se casara con su fea hija. Pero el príncipe se negó insistentemente. Aquella tarde Florian estaba de pie frente al jardín. Florizel estaba encerrado en lo alto de la torre más alta bajo la llave de veinte puertas diferentes. Florian tomó la llave que le había dado el mago y abrió todas las puertas hasta encontrar a Florizel. El príncipe se sintió muy aliviado al ver a Florian. Ya había conseguido liberarse de las cadenas con las que estaba atado.

La bruja no tardó en descubrir la fuga. Encontró a los chicos rápidamente. Estaba a punto de convertirlos a ambos en liebres, pero Florian puso rápidamente el collar con el pájaro alrededor del cuello de Florizel. Éste quedó protegido del hechizo, pero Florian se transformó en liebre. La bruja envió entonces a los perros sabuesos a por él. El príncipe hizo lo que pudo para proteger a la liebre. Isabella llamó al mago para que la ayudara.

El mago llegó y derrotó a la bruja. Isabella volvió a su forma humana. La compañía también vino a vivir. La bruja ya había decorado el castillo para la boda. ‘Lástima que la princesa Rosamond no esté aquí’, dijo la compañía, ‘entonces quizá habría boda’.

“¿Una boda? No», dijo Florizel, «no hasta que encuentre una mujer tan leal como Florian». ‘Ya la hay’, dijo el mago y tocó a Florian con su varita. Allí estaba Isabella con un hermoso vestido. Era tan hermosa que Florizel no dudó ni un segundo en pedirle matrimonio. Los padres de Florizel fueron rápidamente a buscarla y así se celebró la boda. Florizel e Isabella vivieron felices para siempre.

image_pdfDownloadimage_printPrint