El cascabel del Gato

Los Ratones convocaron una vez una reunión para decidir un plan para liberarse de su enemigo, el Gato. Al menos querían encontrar alguna forma de saber cuándo iba a venir, para tener tiempo de huir. De hecho, había que hacer algo, porque vivían con un miedo tan constante a sus garras que apenas se atrevían a salir de sus guaridas de noche o de día.

Se discutieron muchos planes, pero ninguno se consideró lo suficientemente bueno. Por fin, un ratón muy joven se levantó y dijo:

«Tengo un plan que parece muy sencillo, pero sé que tendrá éxito. Todo lo que tenemos que hacer es colgar un cascabel en el cuello del Gato. Cuando oigamos sonar el cascabel sabremos inmediatamente que nuestro enemigo se acerca».

Todos los ratones se sorprendieron mucho por no haber pensado antes en un plan semejante. Pero en medio del regocijo por su buena fortuna, un viejo Ratón se levantó y dijo: «Diré que el plan del joven Ratón es muy bueno. Pero déjame hacer una pregunta: ¿Quién le pondrá el cascabel al Gato?»

image_pdfDownloadimage_printPrint