La tortuga y los patos

La tortuga, ya sabes, lleva su casa a cuestas. Por mucho que lo intente, no puede salir de casa. Dicen que Júpiter le castigó así, porque era tan perezosa y pasaba tanto tiempo en casa que no quiso ir a la boda de Júpiter, ni siquiera cuando fue especialmente invitada.

Después de muchos años, la Tortuga empezó a desear haber ido a aquella boda. Al ver cómo volaban alegremente los pájaros y cómo corrían ágilmente la Liebre, la Ardilla y todos los demás animales, siempre deseosos de ver todo lo que había que ver, la Tortuga se sintió muy triste y descontenta. Ella también quería ver el mundo, y allí estaba, con una casa a cuestas y unas patitas cortas que apenas podían arrastrarla.

Un día se encontró con un par de patos y les contó todos sus problemas.

«Podemos ayudarte a ver el mundo», dijeron los patos. «Agarra este palo con los dientes y te llevaremos muy lejos en el aire, donde podrás ver toda la campiña. Pero no hagas ruido o lo lamentarás».

La tortuga se alegró mucho. Agarró firmemente el palo con los dientes, los dos patos lo agarraron, uno en cada extremo, y partieron hacia las nubes.

En ese momento pasó volando un cuervo. Se quedó muy sorprendido por el extraño espectáculo y lloró: «¡Este debe ser seguramente el Rey de las Tortugas!»

«Por supuesto…», comenzó la Tortuga.

Pero al abrir la boca para decir estas tontas palabras, perdió el agarre del bastón y cayó al suelo, donde se hizo pedazos contra una roca.

image_pdfDownloadimage_printPrint